Logo Portal Odontólogos
Sección Pacientes

Salud Bucal

Publicado el: 09 de Diciembre de 2013

Cepillado Dental

La higiene oral constituye el medio ideal para gozar de una buena salud oral, ya que elimina los restos de comida de la boca, favorece un buen sabor, evita el mal olor y crea una sensación de confort en la cavidad oral, mejorando también la estética y la calidad de vida de las personas, pero sobretodo representa un método eficaz para mantener una buena salud oral, porque contribuye a la prevención de las dos enfermedades orales más frecuentes: la caries dental y la enfermedad periodontal.

Un correcto cepillado dental necesita un mínimo de 3 minutos para ser efectivo. El procedimiento debe realizarse 3 veces al día, sobre todo después de las comidas, sin olvidar la higiene antes de dormir por la noche y tener constancia de esto. Siguiendo esta práctica, un cepillo dental convencional puede durar 2-3 meses, cuando el cepillo ya está muy utilizado, los penachos o cerdas se deshilachan y pierden su consistencia y actividad, disminuyendo su capacidad de limpiar y aumentando la posibilidad de lesionar la encía y provocar desgaste del cuello de los dientes.

Cuando cepillamos las superficies dentales, reducimos las bacterias y los restos de comida con contenido de azúcar lo que previene la caries dental. Cuando cepillamos, la encía de los dientes, eliminamos las bacterias que pueden inflamarlas y provocar la destrucción del soporte dental, causando su aflojamiento y pérdida de los dientes con el transcurso de los años.

A veces, puede haber sangrado durante y después de cepillar los dientes, pero esto no es importante, no debe suspenderse el cepillado; este sangrado es debido a la inflamación de las encías.

Es importante que los pacientes estén informados que no por pasar el cepillo de forma rustica queda todo solucionado. Hay que procurar recorrer todos los rincones de la boca con las cerdas del cepillo, y a continuación se explicará cómo hacerlo.

Se deberá cepillar las caras externas de los dientes. Desde los últimos molares superior e inferior de un costado de la boca hacia los del otro costado, se cepillará subiendo y bajando el cepillo, siguiendo la orientación vertical de los dientes para eliminar todos los restos de comida que hay allí.

Se hará lo mismo, pero en las caras internas de los dientes, con las que se mastica la comida. Allí se debe cepillar siguiendo la línea de los dientes.

El cepillado de los dientes no tiene porqué ser fuerte y doloroso. Hacer que duela no aportará nada más que sangre. Es importante que se haga suavemente y sin dañar las encías, aunque si se debe hacer repetidamente.

Halitosis o mal aliento

El mal aliento o halitosis afecta a un 25% de las personas aproximadamente, en el 90% de los casos este mal aliento se origina en la cavidad bucal y el restante por trastornos a nivel sistémico (en el resto del organismo).

Dentro de la cavidad bucal el problema es causado por enfermedad en las encías (gingivitis, periodontitis) y pericoronitis (cuando la muela del juicio está en el proceso de erupción).

También en procesos infecciosos a nivel dental (fístulas, abscesos) y destrucción dental por caries abiertas y acumulación de restos de comida en ellas.

Otra de las razones son prótesis fijas (coronas, puentes) y restauraciones (amalgamas, resinas) filtradas por caries y prótesis removibles (completas o parciales) viejas.

Pero la causa más común de la halitosis a nivel bucal es originada en la lengua saburral y vellosa. La lengua tiene diferentes tipos de papilas (se ven como rugosidades en la lengua) en donde se acumulan diferentes tipos de bacterias (entre ellas las responsables del mal aliento). Hay lenguas en que esta acumulación de bacterias se producen más fácilmente, entre ellas las lenguas vellosas (las papilas son más largas, por lo tanto más rugosa la lengua) produciéndose saburra (es lo que se ve sobre tu lengua con una coloración más blanca o teñida de colores) y apareciendo el mal aliento.

Tener lengua vellosa no es una enfermedad y por lo tanto no hay que tratarla, solamente hay que higienizar la lengua correctamente.

Para tratar la halitosis en un primer momento se tendría que ir al médico para descartar cualquier tipo de enfermedad que pueda tener como un mal signo el aliento y si se utiliza medicamentos en forma crónica, es necesario checar con su médico si estos medicamentos disminuyen la producción de saliva. Si no hay causa sistémica es necesario consultar al odontólogo para realizar un examen bucal.

Las formas de higienizar la lengua pueden realizarse mediante:

Cepillado de la lengua

El cepillado de la lengua y el paladar permite disminuir los restos de alimentos la placa bacteriana y el número de microorganismos, la técnica correcta para cepillar la lengua consiste en colocar el cepillo tan atrás como sea posible sin inducir nausea, y con las cerdas apuntando hacia la faringe. Se hace un barrido hacia delante, y el movimiento se repite de seis a ocho veces, el uso de pasta dental lleva a obtener mejores resultados.

La compra de un "limpia lenguas", no es un cepillo, con forma rara, es un elemento de plástico con forma de herradura.

La limpieza se realiza llegando lo más atrás posible de la lengua y raspar hacia delante unas cuantas veces cada vez que se higienicen los dientes.

 

Fuente: ISSEMYM

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?