Logo Portal Odontólogos
Sección Pacientes

El tabaco y sus repercusiones en la salud bucal

Publicado el: 27 de Agosto de 2013

El tabaco y sus repercusiones en la salud bucal


Si bien mucho se dice respecto a las graves consecuencias que contribuye el hecho de fumar ya que si ponemos atención a las grandes campañas publicitarias, podrémos dárnos cuenta de que la gran mayoría de ellas se basan en difundir entre la sociedad las principales enfermedades que causa el tabaquismo como lo es; el enfisema pulmonar, cáncer y problemas respiratorios, pero vale la pena centrarnos en como este afecta a la salud bucal.


 

Sin duda un sin número de estudios se han realizado para demostrar que el hábito de fumar contribuye directamente al desarrollo de enfermedades en la encía.

 


Lo que pocos saben es que el tabaco favorece principalmente al desarrollo de gingivitis, misma que ocasiona dolor y sangrado de las encías además de que también mancha los dientes.


 

 En el peor de los casos, cuando estas enfermedades no son tratadas puntualmente estás, pueden conllevar al desarrollo de la periodontitis (principal causa de pérdidas dentales), desafortunadamente se ha constatado de que esta enfermedad tiende más a afectar a la personas fumadoras ya que el tabaco disminuye la capacidad del sistema inmunológico local de la boca, donde conviven millones de bacterias.

 


Adentrándonos más en el tema, la razón por la cual la pérdida dentaria se desencadena se debe a que la enfermedad periodontal destruye el tejido blando y el hueso donde se encuentran anclados los dientes, dándo lugar al desarrollo de placa dental que se forma en bolsas alrededor de los dientes, produciendo inflamación como una reacción defensiva natural del cuerpo hacia la placa que finalmente desenlaza con la destrucción del tejido blando y del hueso.


 

El primer síntoma en manifestarse radica en el sangrado de las encías, que se produce al cepillarse o usar el hilo dental. Posteriormente a esto y si no se recibe atención médica inmediata, las encías comienzan a descomponerse, retrayéndose y formando bolsas que  terminan por profundizar más sobre las estructuras de soporte, destruyéndolas y aflojando los dientes provocando su posible caída. Por otra parte se ha comprobado que los  fumadores tienden a desarrollar más sarro (forma endurecida de la placa) que los no fumadores y esto se debe a una disminución en el flujo de saliva, que empeora la situación de la salud oral, ya que generalmente al no cumplir con la función de luchar contra la acidez, se genera la muy afamada caries.


 

Si tú eres de aquellos que ha intentado dejar de fumar y simplemente no puede, te sugerimos llevar una higiene bucal mucho más estricta, lo cual implica el acudir de forma regular al dentista para prevenir cualquier enfermedad

 


Fuente: Dentadec

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?