Logo Portal Odontólogos
Sección Pacientes

Síntomas de estrés infantil

Publicado el: 27 de Agosto de 2013

Síntomas de estrés infantil


Los síntomas son aquellas señales que nuestro cuerpo emite para avisarnos que algo no funciona bien, razón por la cual vale la pena prestarles atención sobre todo cuando se trata de los niños. Hoy veremos cuáles son los síntomas de estrés infantil; ya verás cómo identificándo estas señales, lograrás ayudar a tu hijo a llevar una vida saludable.


Cómo identificar el estrés infantil


Aunque no es fácil identificar el estrés en los niños, sí existen algunas señales de que los asuntos emocionales de tu hijo no andan como deberían. Lo primero es fijarse en los cambios conductuales del niño; usualmente, estos cambios corresponden a lapsos de tiempo muy cortos.


En niños pequeños, los cambios de conducta pueden notarse con la toma de nuevos hábitos, nos referimos a chuparse el dedo, enroscarse el cabello o meterse los dedos a la nariz.


Otros síntomas de estrés por identificar son el cambio de humor, así que debes evaluar los picos emocionales del niño y notar si los cambios son bruscos, esporádicos y repetitivos. En algunas ocasiones, también el estrés produce en los niños un mal comportamiento en sus entornos, ya sea en el colegio, la casa o el parque terminarán por comportarse inadecuadamente.


Los patrones de sueño, incluyendo aspectos como mojar la cama, pueden resultar siendo factores determinantes para identificar si tu hijo pasa por estrés infantil. Algunos aspectos físicos también pueden aparecer, se trata del dolor de estómago y cabeza que a su vez puede traer problemas para concentrarse.


En niños mayores los síntomas no varían mucho pero existen algunos casos especiales en que los niños comienzan a mentir, no hacen caso o agreden a las personas. Incluso los niños con estrés pueden tener pesadillas, reacciones exageradas y malas notas en la escuela.


Ayúdale a reducir el estrés


La mejor herramienta para ayudar a un niño a superar el estrés es el diálogo, por lo menos así lo recomiendan los expertos. Es bueno que dediques un tiempo para hablar con tu hijo, sin necesidad de gritos o palabras poco amigables, hazle sentir que es importante en la familia y que su salud o sus problemas pueden superarse.


Otros aspectos como la nutrición infantil cuentan y mucho. Educa a tu hijo para que se alimente sanamente y para que cuando esté solo esas prácticas de consumo saludable se mantengan iguales. 


Además, saca tiempo para que tu hijo se ejercite físicamente, ya verás como los beneficios del ejercicio se hacen más notables. Incluso, puede ser la razón perfecta para hacer ejercicio en familia. 


Debes tener en cuenta que las emociones de tu hijo no se pueden frenar; sentir enojo, temor, soledad o ansiedad hacen parte la vida, pero solo si se les enfrenta con seguridad se mantendrá un nivel de estrés normal.


Si los síntomas de estrés infantil son muy fuertes, no nota disminución y más bien parecen aumentar, lo ideal es consultar al médico o a los consejeros de instituciones para tratar el caso.

 


Fuente: Vivir Salud

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?