Logo DentaTips
Sección Pacientes

Uso de brackets obliga a extremar las medidas de higiene bucodental

Publicado el: 16 de Julio de 2013

Uso de brackets obliga a extremar las medidas de higiene bucodental


La complejidad de los aparatos de ortodoncia provoca que se acumule una cantidad mayor de placa bacteriana en boca y dientes, lo que promueve la aparición de caries. Es por esta razón que la higiene bucodental debe ser exhaustiva cuando se utilizan frenillos.


Según Telma Rubinstein, Cirujano Dentista de Prisma Dental, “los dientes pueden quedar alineados, pero sin los cuidados de higiene adecuados desarrollarán caries, que luego deben ser tratadas para que la salud bucal no se vea más afectada”.

 

Los dientes, las encías y los aparatos deben cepillarse después de cada comida con un cepillo ortodóntico, con cerdas en corte V, para evitar el contacto con los brackets. El hilo dental debe usarse todos los días con ayuda de un enhebrador especial, que ayudará a pasarlo entre los frenillos. También se recomienda realizar limpiezas dentales cada cuatro meses, para no dejar placa en los lugares más difíciles que el cepillo no logra alcanzar.

 

“Si se presenta irritación es importante cubrir el alambre con cera para ortodoncia, de manera que no dañe las paredes de la boca. En caso de que un bracket se afloje, es necesario acudir al ortodoncista de inmediato, para que lo fije de nuevo al diente”, recomienda la especialista.

 

La especialista destacó que cuando se utilizan los frenillos se deben restringir ciertos alimentos que son perjudiciales para este tipo de tratamientos. Las comidas difíciles de masticar como bagels, caramelos duros, nueces, elote, manzanas y zanahorias; o alimentos crujientes como las palomitas de maíz, el hielo, las papas fritas, y otros, como los chicles, se deben evitar.

 

De acuerdo con la experta, “los frenillos se deben utilizar cuando una persona sufre de apiñamiento dental o problemas de mordida que puedan llegar a causar malestar, dolor de cabeza, fracturas dentales, problemas en las encías y hasta pérdida de piezas”.

 

El estrujamiento de dientes puede causar problemas de caries y encías, o pérdida ósea irreversible. La ortodoncia busca evitar estos inconvenientes, devolver la funcionalidad al sistema masticatorio y mejorar la estética y apariencia de la sonrisa; por ende, la calidad de vida.

 

“Normalmente los adolescentes son quienes se someten a tratamientos de ortodoncia, sin embargo, en los últimos años, muchos adultos han optado por utilizar frenillos para mejorar su dentadura y renovar su apariencia estética”, comenta Rubinstein.

 

No existe un límite de edad para utilizar frenillos, pero si el problema es esqueletal, es decir, se relaciona con los maxilares, se puede empezar un tratamiento tempranamente. Lo importante en estos casos es que la salud dental de las encías y el hueso, estén en buenas condiciones.

 

Según Rubinstein, “otro aspecto a tomar en cuenta para usar frenillos es que la dentadura debe ser permanente: ningún diente puede ser temporal. Si esto no se cumple el ortodoncista puede asesorar al paciente según su necesidad específica, para encontrar una solución”.

 

Con respecto al tiempo del tratamiento, este depende de cada paciente y de la complejidad del daño que se deba corregir. El especialista es el encargado de determinar el periodo, después de un minucioso estudio de la mordida y la posición de los dientes.

 

“En ciertos casos, en los cuales el paciente no quiera utilizar ortodoncia, se puede analizar la posibilidad de corregir la mala posición de los dientes con coronas y endodoncia, es decir,tratamientos del nervio”, sugiere la experta.

 

Es importante recalcar que únicamente los especialistas en ortodoncia, son los indicados para diagnosticar al paciente, colocar y dar mantenimiento a los frenillos.

 


Fuente: OdontoFarma Pacientes

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?