Logo DentaTips
Sección Pacientes

Trastornos de las glándulas salivales

Publicado el: 03 de Junio de 2013

Trastornos de las glándulas salivales


Los trastornos de las glándulas salivales son afecciones que llevan a inflamación o dolor en los tejidos productores de saliva alrededor de la boca.


Las glándulas salivales producen la saliva, que humedece los alimentos para ayudar en la masticación y deglución, las mismas contienen enzimas que inician el proceso de digestión y también ayudan en la limpieza de la boca, quitando las bacterias y partículas de alimentos. 


La saliva conserva la boca húmeda y ayuda a mantener en su lugar los aparatos ortodónticos o dentales.



Existen tres pares de glándulas salivales:


Las dos más grandes son las glándulas parótidas, una en cada mejilla en frente de los oídos.


Dos glándulas debajo del piso de la boca (glándulas sublinguales).


Dos glándulas que se encuentran en la parte posterior de la boca en ambos lados de la mandíbula (glándulas submandibulares).


Todas las glándulas salivales vierten saliva en la boca a través de los conductos que se abren en diversas partes de ésta. Las glándulas salivales pueden inflamarse (irritarse) a causa de infecciones, tumores o cálculos.


Síntomas


Sabores anormales, sabor apestoso

Disminución de la capacidad para abrir la boca

Molestia al abrir la boca

Resequedad en la boca

Dolor facial o dolor en la boca

Hinchazón en frente de las orejas

Hinchazón de la cara o el cuello

Pruebas y exámenes


Los exámenes varían dependiendo de la afección que presuntamente está causando el problema. Las imágenes de las glándulas se pueden ver usando ecografía, resonancia magnética y tomografías computarizadas de dichas glándulas.


Los conductos de la boca se pueden examinar usando una radiografía llamada sialografía.

Una biopsia de las glándulas salivales se puede usar para diagnosticar problemas con estas glándulas.


Pronóstico


La mayoría de los trastornos de las glándulas salivales responden bien al tratamiento.


Prevención


La mayoría de los problemas de las glándulas salivales no se pueden prevenir. Tomar suficientes líquidos, usar cosas que incrementen la salivación (como por ejemplo, golosinas ácidas) y masajear la glándula pueden incrementar el flujo de saliva y ayudar a prevenir la infección.

 


Fuente: Odontoespacio

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?