Logo DentaTips
Sección Pacientes

Cuidado de la salud bucodental en verano

Publicado el: 02 de Agosto de 2022

La llegada de las vacaciones conlleva un cambio en nuestras rutinas habituales, y como consecuencia de ello, un cambio también en nuestro cuidado de la boca. Observamos con frecuencia que a la vuelta de las vacaciones nuestros pacientes han empeorado su higiene dental, derivando en una inflamación de las encías, recaída en su problema periodontal, así como otros trastornos bucodentales como la caries. Todo ello, se debe a que, en vacaciones, nos relajamos de la rutina diaria, realizamos viajes, excursiones, comemos más veces fuera de casa o entre horas etc. Por ello, desde el centro odontológico COED Dra. Mónica Arranz, os vamos a dar una serie de consejos para ayudaros a llegar al final del verano con una buena salud bucal. Debemos recordar, que al igual que protegemos nuestra piel de los rayos del sol, también debemos proteger nuestros dientes.

10 consejos que no debes olvidar:

  1. Debemos comprar o preparar un kit de limpieza bucal de viaje. Debe incluir, un cepillo cómodo, pasta dental, hilo dental o cepillos interdentales y colutorio.
  2. Llevarnos un protector labial, para evitar quemaduras y labios secos o agrietados.
  3. Tener cuidado con los traumatismos dentales. En verano aumenta el riesgo de estos traumatismos, ya que se realizan más actividades deportivas y de ocio al aire libre. Se recomienda el uso de protectores bucales siempre que se pueda y si se produce dicho traumatismo, se debe acudir a una clínica dental lo antes posible, ya que muchas veces el pronóstico depende de un tratamiento precoz.
  4. Beber agua de forma regular ayudará a proteger la piel y los tejidos de las encías del calor extremo y evitar la deshidratación.
  5. Tener cuidado con el agua de las piscinas si son cloradas, ya que contiene una serie de compuestos químicos que erosionan el esmalte de nuestros dientes y puede producir el llamado sarro del nadador.
  6. Disminuir lo que podamos el consumo de bebidas carbonatadas, cítricos y alimentos ricos en azúcares, y limpiar los dientes, o al menos enjuagarnos, después de su consumo. Son responsables de elevar el nivel de los ácidos que dañan el esmalte, provocando caries, erosión de los dientes, sensibilidad, etc.
  7. Consumir frutas y verduras frescas, nos ayudará a disminuir la placa bacteriana, estimular las glándulas salivares y nos aportarán nutrientes y vitaminas.
  8. Moderar el consumo de alcohol y tabaco, ya que producen manchas en los dientes, aparición de halitosis (mal aliento) a parte de otros problemas.
  9. Debemos intentar, aunque nos sea más difícil, mantener los hábitos de higiene bucal de todo el año. Si no fuera posible, por lo menos, debemos cepillarnos los dientes dos veces al día, (por la mañana y por la noche mejor), como mínimo, dos minutos cada cepillado y usar seda o cepillo interdental, sobre todo antes de dormir. Tampoco debemos descuidar los tratamientos dentales pautados, como la ortodoncia, el uso de férulas de descarga etc.
  10. En el caso, que nos resulte imposible realizar el cepillado, podemos masticar chicle sin azúcar con xilitol, ya que genera una mayor producción de saliva, equilibra el pH de la misma y elimina bacterias. Pero nunca se debe considerar como un sustituto del cepillado, ya que no tiene la misma eficacia.

Fuente: Norte tres cantos