Logo DentaTips
Sección Pacientes

Cómo mantener sana nuestra boca cuando comemos fuera de casa

Publicado el: 29 de Julio de 2022

El verano y las merecidas vacaciones son el momento idóneo para el descanso y el abandono de la mayoría de las obligaciones para recomponer fuerzas. Los cambios de horario, las rutinas, las comidas fuera de casa y el consumo de alimentos y bebidas no habituales no deben hacer que olvidemos el cuidado dental de nuestra boca y nuestra salud en general.

El cambio del estilo de vida más intenso, en lo que a actividades se refiere y la dieta alimenticia particular, con las altas temperaturas, no deben despistarte durante estos días. Cuidar de tu salud bucodental es necesario para evitar problemas comunes futuros. Con tan solo dedicarle unos minutos al día y poner en práctica determinados consejos, podrás seguir disfrutando de tus vacaciones a la vez que mantienes sanos tus dientes y encías. Luce una sonrisa más bonita y saludable durante toda la temporada siguiendo estos consejos.

Bebe mucha agua y come una gran cantidad de fruta fresca. Las altas temperaturas veraniegas favorecen la sequedad bucal, por lo que se debe mantener un nivel de hidratación más alto al del resto del año. La deshidratación permite a las bacterias estar libremente por nuestra boca, hecho que fomenta la aparición de caries e infecciones y la inflamación de encías y lengua. Beber mucha agua mantendrá correctamente nuestra higiene bucal y equilibrará el pH de la boca.

También hay que intensificar la higiene bucodental. Dado que durante las vacaciones picoteamos más entre horas y, normalmente, lo hacemos fuera de casa, debemos prestar una especial atención al cepillado de nuestra dentadura, que debe complementarse con el uso de hilo dental y colutorio. No debemos dejarnos ningún paso de este proceso habitual que debe hacerse después de cada comida para así prevenir los múltiples problemas dentales y gingivales.

En la medida de lo posible, no se debe abusar de bebidas y alimentos ricos en azúcar. Se recomienda no ingerir muchas bebidas energéticas o refrescos granizados y golosinas o alimentos sólidos con azúcar. Y no sustituir el agua por bebidas isotónicas. Es normal que en época estival nos apetezca más tomar un refresco o un helado, pero si se hace, la clave está en limitar la frecuencia, y sobre todo, en cepillarse los dientes después con tal de eliminar los restos de azúcar.

Por otro lado, hay que evitar los cambios bruscos de temperatura en la boca. Durante el verano, combinamos alimentos y bebidas calientes con otros muy fríos, un hecho que genera problemas de sensibilidad dental y múltiples molestias en dientes y encías. Por ello, hay que limitar el consumo de comestibles y líquidos fríos, a pesar de que son muy apetecibles en verano.

Se debe tener cuidado con la acidez. Los zumos y bebidas industriales, además de su alto contenido en azúcar, pueden dañar el esmalte de nuestros dientes. Es recomendable utilizar pajita para tomarlas para que no entren en contacto directo con los dientes. Asimismo, se debe evitar o moderar el consumo del alcohol y tabaco para el cuidado dental. Además de no beneficiar en nada a la salud en general, favorecen la aparición de halitosis y afectan a las defensas naturales del organismo. Haciéndolo vulnerable a cualquier tipo de infección.

Si no puedes lavarte los dientes después de comer, los chicles sin azúcar son un buen sustitutivo para proteger tu boca. Al masticarlos se genera un mayor flujo de saliva en la boca y favorece que los restos de alimentos se desprendan con mayor facilidad. Por otro lado, a finales de verano es el momento ideal para visitar a tu odontólogo y realizar una revisión completa e incluso la limpieza bucal anual.

De igual manera que en verano hay que prestar especial atención a la salud de nuestra piel debido a la mayor exposición a los rayos solares, o un correcto funcionamiento del sistema digestivo por el cambio de alimentación, la salud bucodental se ve más expuesta a determinados problemas.

Cepillarse los dientes a diario es un hábito que no se debe abandonar. Si bien es verdad que no es necesario privarse de salir fuera a comer o tomar un helado, no hay que tomarse ningún descanso en el cuidado dental. Siguiendo estos consejos mantendrás tu boca saludable y volver de las vacaciones sin ningún problema en encías o dientes.


Fuente: Diario de Tarragona