Logo DentaTips
Sección Pacientes

¿Alinearse los dientes sin pisar una clínica? Los dentistas advierten de los peligros de la ortodoncia a distancia

Publicado el: 27 de Mayo de 2022

El furor por el low cost y por hacer cualquier gestión sin la necesidad de salir de cada, unido a que, tras más de dos años con mascarillas, mucha gente se ha animado a corregir su dentadura, ha provocado que proliferen lo que se conoce como ortodoncias a distancia. Se trata de tratamientos de ortodoncia con alineadores invisibles, pero a los que se puede acceder sin ni siquiera pisar una clínica. Esto puede suponer un peligro para la salud, pues más allá de la estética, cualquier tipo de ortodoncia, precisa de la supervisión regular de un dentista, como nos explica Patricia Bratos, ortodoncista y cofundadora de Ferrus & Bratos.

¿Cómo funcionan los tratamientos de ortodoncias a distancia?

Las ortodoncias a distancia ofrecen enviar a los pacientes una ortodoncia tras revisar su dentadura a distancia, “según la publicidad de las empresas que venden este tipo de tratamientos, envían la totalidad de alineadores al paciente tras una revisión de su boca. A través de un scan box o aplicación móvil, el paciente manda fotografías para su seguimiento”, cuenta Bratos. Es decir, que no hace falta que te acerques a la clínica ni una sola vez, algo impensable en un tratamiento convencional, “mientras dura la ortodoncia, lo normal es acudir al dentista cada 4 o 6 semanas. Una vez que se ha retirado el aparato dental, el paciente debe seguir acudiendo mensualmente, solo durante un tiempo hasta que el ortodoncista verifica que no hay ningún inconveniente. A partir de ese momento las revisiones se van alargando en el tiempo cada 3, 6 y 12 meses. Esto es lo que suele ser más común, pero, aun así, es posible que el profesional indique otra frecuencia si el paciente presenta patologías relacionadas, por ejemplo, con las encías”. No es, por tanto, posible y mucho menos aconsejable, llevar una ortodoncia sin que la revise periódicamente un dentista ortodoncista, porque, ¿cómo sabemos que el tratamiento está funcionando? “No es posible hacerlo sin valorar presencialmente el estado de la boca del paciente. Es imprescindible comprobar la salud bucodental del paciente, que está siguiendo sus rutinas de higiene diarias y que no haya problemas de sarro, caries, enfermedad periodontal…además de hacer el adecuado seguimiento de la ortodoncia”, advierte.

¿Se pueden alinear los dientes en seis meses?

Además de ofrecer un precio, a priori, más barato de lo habitual, prometen que alinean tus dientes en seis meses, algo que la doctora Patricia Bratos asegura que es imposible, por una cuestión “puramente biológica. El aparato dental, ya sean brackets o alineadores transparentes, ejerce fuerza sobre los dientes, haciendo que estos se vayan moviendo hasta el lugar indicado. Los micromovimientos dentarios tardan un tiempo en realizarse adecuadamente y pasan por un proceso de cambio en el hueso dental. Hay técnicas quirúrgicas que ayudan a acelerar estos movimientos, como la corticotomía alveolar, pero en pocos meses de llevar aparato, solo podemos observar un ligero cambio en nuestra dentadura. Además, hay cuestiones que no son apreciables a simple vista y que solo podemos apreciar los especialistas en ortodoncia”, asegura.

¿Qué riesgos corremos al recurrir a una ortodoncia a distancia?

Hace unos meses, especialistas de varios países europeos, a través de la Federación Europea de Especialistas en Ortodoncia, firmaron una declaración conjunta -recogida por la Asociación Española de Especialistas de Ortodoncia- en la que advertían de los peligros de recurrir a este tipo de tratamientos. Los riesgos los muchos, desde los propiamente ortodóncicos, hasta problemas de salud más graves, como infecciones bucales no tratadas, maloclusiones o problemas respiratorios.

•Ortodóncicos: Problemas con la mordida, espacios residuales entre los dientes (diastemas), pérdida desapercibida de ajuste del alineador, maloclusión, muchas probabilidades de reaparición del problema original, alergias a los materiales…

•En la articulación temporomandibular (ATM), como dolor, chasquidos, apretamiento dentario secundario, aparición de problemas cervicales, cefaleas, mareos o vértigos.

•En dientes, encías y mucosas: desgastes dentarios, desarrollo de nuevas caries y retrasos en el diagnóstico, descalcificaciones, manchas, gingivitis, movilidad dentaria, recesiones de encías, úlceras, cortes en los labios…

¿Qué buscar y de qué huir en un tratamiento ortodoncista?

Además, del precio, hay algunas pistas más que no tienen que hacer huir al ver los anuncios de determinados productos ortodoncistas, “este tipo de publicidad usa mucho un gancho relacionado con el precio. Ya pasó hace años con el eslogan de ‘implantes dentales por 200 euros’, donde no te están hablando del resto de costes, sino simplemente del ‘tornillo’ y se olvidan de la corona, la cirugía…, porque un presupuesto completo y sin sorpresas agridulces posteriores debe incluir todos los conceptos, y que estén bien detallados antes de comenzarlo”. En cuanto a las ortodoncias, un tratamiento y presupuesto completos deben incluir:

•Estudio inicial: radiografías, fotografías, diagnóstico realizado por un ortodoncista, plan de tratamiento…

•Planificación de la ortodoncia: antes de confeccionar los alineadores, los ortodoncistas planificamos todos y cada uno de los micromovimientos dentales necesarios para obtener una oclusión, alineación y nivelación óptimas. Esto se realiza a través de un software en 3D que permite obtener una simulación del resultado final de la sonrisa, todo antes de iniciar el tratamiento.

•Tratamiento con brackets/alineadores: colocación de la ortodoncia y revisiones durante el tiempo que dura el tratamiento.

•Posibles urgencias dentales relacionadas con la ortodoncia: caída de ataches, pérdida o rotura de alineadores en caso de ortodoncia invisible; y caída de brackets, rotura de ligaduras o heridas en el caso de ortodoncia fija.

•Retención: es un paso esencial una vez retirada la aparatología dental, ya que evita que los dientes vuelvan a su posición inicial. Las piezas dentales tienen memoria, y solo mediante la colocación de retenedores fijos y removibles, los resultados de la ortodoncia duran toda la vida.

•Revisiones posteriores: se llevan a cabo una vez retirada la ortodoncia, al mes, a los tres meses, a los seis meses y posteriormente cada año.

Y es que, como recuerda la doctora Patricia Bratos, “los tratamientos bucodentales debe siempre llevarlos a cabo un especialista en odontología, al igual que si tienes un problema de corazón acudes a un cardiólogo y no recurres a tratamientos low cost a distancia


Fuente: 20 minutos

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?