Logo DentaTips
Sección Pacientes

Queremos que nadie se tape la boca al sonreír

Publicado el: 27 de Abril de 2021

La clínica AN Dental de Elche ofrece dos tratamientos que consiguen mejorar la sonrisa de los pacientes de manera rápida y sencilla 

La sonrisa además de ser un factor social afecta en gran medida a nuestra autoestima. 

Para reducir el coste dental surgen dos tratamientos que consiguen mejorar nuestra sonrisa de una manera rápida y sencilla sin necesidad de sacrificar grandes estructuras dentales, como ocurría con las coronas sobre diente que se realizaban en la odontología tradicional. Estos tratamientos mínimamente invasivos son: las carillas de composite o reconstrucciones estéticas y las carillas de cerámica.

Tal y como nos explica la doctora Erica Fuster, las carillas de composite son restauraciones que se realizan en la parte anterior del diente con una resina compuesta, en muchos casos, sin necesidad de tallar, siendo fácil e indoloro el tratamiento. Generalmente son necesarias dos consultas. En la primera, la doctora Erica Fuster realiza una valoración de la situación inicial del paciente y de las expectativas de éste, y se toman fotografías y registros para diseñar la sonrisa ideal. En la segunda consulta, la doctora Erica Fuster lleva a cabo el tratamiento siempre que la previsualización del resultado final es satisfactoria y aceptada por parte del paciente.

El objetivo de dichas carillas es conseguir cambios de color y forma, logrando una simetría con la menor adición de material posible. En algunos casos se pretenderá realizar pequeños cambios para lograr un resultado natural y que no se note qué diente ha sido restaurado (por ejemplo, en fracturas dentales por traumatismo, cambios de color del diente o peculiaridades de forma y color de una pieza concreta); en otros, grandes cambios de color y forma en múltiples piezas.

En los casos de grandes cambios de color y forma, las carillas de cerámica también serán de nuestra elección para un tratamiento mínimamente invasivo. Al ser un material de una estética óptima y con una resistencia mayor que los composites se elegirán preferiblemente en casos con desgastes severos y gran pérdida de tejido dental.

La doctora Erica Fuster verbaliza que su mayor satisfacción es que un paciente le diga que desde que se cambió la sonrisa ha vuelto a sonreír sin taparse la boca con la mano y que cuanto esta con otras personas se siente seguro. Esto demuestra que la sonrisa y el lenguaje corporal están estrechamente relacionados, a tal punto que una persona que no puede sonreír tiende a modificar el carácter.


Fuente: Diario Información

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?