Logo DentaTips
Sección Pacientes

Cómo tratar urgencias dentales en casa durante el confinamiento

Publicado el: 15 de Mayo de 2020

Cómo tratar urgencias dentales en casa durante el confinamiento

Con el decreto de alarma aún activo, y con previsiones de mantenerse unos buenos días más en casa, muchas personas se ven en la situación de no poder acudir a un odontólogo si tienen algún problema relacionado con su salud bucodental.

Por ello, especialistas de la Clínica Dental Ferrus & Bratos, de Madrid, dan varios consejos muy útiles para quienes se encuentren en esta situación, explicando qué problemas dentales son aplazables y cómo se pueden solventar en casa de manera temporal.

1. Dolor al masticar

Sobre todo, si la aflicción se produce en las piezas posteriores, es decir, en las muelas, es muy probable que se deba a que hay algún alimento incrustado entre los dientes. "Lo mejor es usar la seda o un cepillo interproximal para acceder a esa zona y limpiarla", aconseja el dentista.

2. Dolor debido a los cambios de temperatura: frío o al calor

"Si el dolor se manifiesta en una zona muy localizada, habitualmente el origen está en una caries dental que está avanzando", matiza el especialista y añade que "si está molesta sensación desaparece una vez que el estímulo -la comida- ya no está en contacto con el diente, no es necesario acudir a una clínica dental de forma urgente".

Hasta que sea seguro volver a hacer vida normal, el consejo es extremar la higiene oral en la zona afectada y usar un enjuague bucal con flúor, pues ayuda a fortalecer el esmalte.

3. Dolor sordo difuso no relacionado con frío o masticación

Hablamos de dolor sordo difuso cuando no se manifiesta en una zona concreta, sino en un área más amplia y no se origina por el cambio de temperatura o a la masticación.

"En tal caso, es posible que se deba a varios motivos: una infección, por lo que habría que acudir a un dentista para que nos recete antibióticos, pero también puede ser un problema muscular", incide Jorge Ferrús.

En momentos de estrés o ansiedad es habitual apretar los dientes sin ser conscientes de ello, una costumbre conocida como bruxismo. "Los fármacos antiinflamatorios pueden ser de mucha ayuda en estos casos", concluye.

4. Dolor al abrir y cerrar en la zona del carrillo-oreja

Al igual que en el caso anterior, cuando notamos ciertas complicaciones y molestias al abrir la boca con normalidad, lo más probable es que se trate de un problema relacionado con la articulación temporomandibular.

"A modo de remedio casero, podríamos aplicar calor con una bolsa de semillas que se introduce en el microondas dos minutos", comenta el dentista.

Eso sí, una vez que sea posible salir de casa, lo más aconsejable es que nos pongamos en manos de un fisioterapeuta que ayude a liberar la tensión de la zona muscular.

5. Me sangran las encías, me pican y me huele mal la boca

Estos suelen ser los síntomas más claros de la gingivitis, una enfermedad periodontal que afecta a las encías y está provocada por la acumulación de placa bacteriana y sarro en la boca.

En este supuesto, el odontólogo recomienda que, para controlar el sangrado, "lo mejor es extremar las medidas de higiene, combinando el uso de hilo dental con el cepillo e higienizar bien la zona, aunque sangren". También aconseja los enjuagues con clorhexidina al 0,12% -de venta en farmacias- durante un minuto dos veces al día durante 2 semanas.

Una vez que sea posible hacer vida normal, es recomendable visitar a un periodoncista.

6. Diente o funda rota

Si la rotura está provocando dolor al rozar con la lengua o la mucosa, la recomendación es acudir a una clínica dental.

Pero, en caso contrario, una solución muy eficaz es recurrir a la cera de ortodoncia para cubrir la zona de la corona que está dañando la boca.

"Sin embargo, y como medida excepcional en caso de que la cera no haga efecto o si la fractura está afectando a acciones cotidianas como hablar o comer, puedes limar la zona afilada de la funda con una simple lima de uñas que no sea de metal", comenta el cofundador de la clínica.

7. Corona o puente sobre diente descementado

"En estos casos, nunca intentes volver a pegar el puente o la corona con pegamento de contacto", alerta. Este tipo de sustancia puede provocar una necrosis en el diente natural sobre el que descansan las fundas y, además, se corre el riesgo de pegarlo mal y que no puedas morder bien.

"Lo que sí puede ser una solución temporal es recurrir a fijadores de dentadura (Corega, Kukident...) hasta que sea posible ir a una clínica dental", recomienda el dentista.

8. Se me mueve un implante

Un implante está formado por varias partes: el cuerpo que se inserta en el hueso, la corona -que aporta la funcionalidad y estética- y un tornillo que une las dos anteriores.

Lo normal es que la razón por la que una persona nota cierta movilidad en la funda es que esta tercera pieza se ha aflojado ligeramente.

En este sentido, el periodoncista explica que "si el movimiento es leve, lo más recomendable es que tengas precaución y evites morder con ese lado, aunque si impide hacer vida normal o comer, es necesario acceder al tornillo para apretarlo". En tal caso, habría que acudir a una clínica dental.

9. Sigo con los puntos en boca

Si has tenido, por ejemplo, una extracción reciente de alguna muela y te resulta imposible acudir a tu clínica habitual, no debes preocuparte.

Los puntos de sutura pueden permanecer en la boca durante varias semanas, aunque sí que es conveniente extremas las rutinas de higiene diaria en caso de que no sean reabsorbibles.

"En este segundo supuesto, resulta muy beneficioso realizar enjuagues bucales dos veces al día con clorhexidina, una sustancia antiséptica que puedes encontrar en farmacias", aclara Jorge Ferrús.

10. Se me ha roto mi prótesis removible

Ya sea una prótesis parcial o completa, es importante saber qué hacer en caso de que se fracture. "La recomendación en este caso es que se cambie la dieta habitual por una basada en alimentos más blandos hasta que se pueda reparar", comenta el especialista.

Es preferible que te adaptes a comer de forma diferente durante unos días en lugar de tener que desplazarte a una clínica dental.

Es posible que, cuando se rompe una prótesis, lo primero que pensemos es intentar unir las piezas mediante un pegamento de contacto resistente. "Esto es un error y no debe hacerse bajo ningún concepto, pues si se pega incorrectamente, dejará de encajar", matiza.

11. Me pincha un arco o un bracket

"En este caso, la solución es fácil y rápida: basta con usar un poco de cera de ortodoncia, de venta en farmacias", aconsejan desde la Clínica Dental Ferrus & Bratos. Una vez que la ligadura o el bracket estén cubiertos por este material, dejarán de hacerte daño.

12. Se me ha caído un bracket

Si se ha descementado un bracket, hay dos opciones que se pueden hacer en casa: o intentar volver a ponerlo en su sitio o quitarlo del todo para evitar que lo traguemos accidentalmente o que provoque heridas en la boca.

"En caso de que sea imposible realizar una cosa u otra, es aconsejable acudir a una clínica dental que ofrezca sus servicios para tratar urgencias dentales", explica el periodoncista.

13. A mi hijo se le ha caído su aparato de ortodoncia

En caso de que el bracket se caiga, debido a un golpe o por morder algún alimento excesivamente duro, por ejemplo, lo más aconsejable es que lo dejemos estar.

"Una vez que podamos volver a hacer vida con normalidad, es momento de visitar a nuestro ortodoncista para que vuelva a cementarlo adecuadamente", concluye.


Fuente: El Tiempo

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?