Logo DentaTips
Sección Pacientes

!Lávate los dientes antes de ir a dormir!

Publicado el: 07 de Diciembre de 2019


Seguramente, tanto en casa como en la escuela, y ya sin hablar del dentista, te habrán remarcado la importancia de cepillarte bien los dientes. Y aunque la primera relación lógica que hagamos con su aspecto es la sonrisa, no tan sólo es importante para la autoimagen. La mala salud bucal puede conducir a otras dolorosas y problemáticas dolencias, como caries, inflamación de las encías o mal aliento. Y seamos realistas: casi todos conocemos lo que puede llegar a doler una muela.

Gracias a su calidez y humedad, la boca se convierte en un precioso caldo de cultivo para muchísimas bacterias y otros microorganismos. A lo largo del tiempo, los métodos de cuidado dental han ido evolucionando y se ha recomendado su buen cepillado por lo menos tres veces al día: por la mañana, después de comer y por la noche. Y lejos de convertirse en una mera obsesión hipocondríaca o estética, hay que hacer caso a lo que dicen los expertos.

La noche es el momento más importante del cuidado dental. Mientras dormimos, la boca presenta un déficit de saliva. Al producir menos cantidad, el espacio bucal se ve desprotegido, ya que entre sus funciones se encuentran la regulación del pH y la mineralización. Relacionadas con la protección del esmalte y, por ende, de la dentadura. Entre otras muchas aplicaciones, para lograr una buena salud dental te recomendamos tener en tu baño el mejor irrigador dental posible.

 

Limpieza a fondo

Lo primero que viene a la cabeza cuando se habla de salud dental es la imagen de un cepillo y un tubo de pasta de dientes. También habrás oído algo sobre el enjuague bucal y el hilo dental. ¿Pero qué es eso del irrigador? Probablemente lo hayas visto en el típicamente terrorífico instrumental de un dentista. Sin embargo, su uso no se reduce a los centros odontológicos. También puedes, y deberías, tener un irrigador dental en casa.

A efectos prácticos, un irrigador dental es un artilugio que aplica un chorro a presión de agua u otra substancia entre la encía y el cuello del diente. Si se combina con un cepillo, la limpieza bucal resulta mucho más efectiva. Ya que el irrigador dental alcanza aquellas zonas donde no logra llegar un cepillo. Pudiendo combatir mejor el daño que ejercen las bacterias en tu boca y logrando una sensación de limpieza y frescura que te dejarán sumamente satisfecho.

Gracias al chorro de agua a presión, el irrigador dental arrastra más placa bacteriana de lo que puede hacer otro instrumento. Puedes encontrarlo en opciones de sobremesa o portátiles, para llevártelo de viaje. Y siempre es recomendable complementar su uso con otros accesorios. Pero además de estos consejos, es probable que necesites visitar un dentista de vez en cuando. Para eso te recomendamos contratar un seguro dental de calidad.

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?