Logo DentaTips
Sección Pacientes

Salud oral y deporte

Publicado el: 29 de Septiembre de 2019


 


La relación entre salud dental y el deporte es bidireccional. La salud oral influye en el rendimiento deportivo y, de igual forma, el deporte influye en la salud bucodental.

El deporte supone una mayor exigencia para el organismo, por lo que esta debe estar en perfectas condiciones para rendir al máximo. Sin embargo, el control de la salud bucodental de los deportistas es uno de los aspectos menos atendidos.

Tener una boca sana es básico para garantizar la salud general de una persona; pero para los deportistas el cuidado de su salud bucodental cobra especial importancia. Y es que una simple caries o un problema periodontal, puede afectar notablemente a su rendimiento.

Problemas bucodentales más frecuentes:

- Traumatismos dentales: aunque la creencia es que los deportes de contacto, tales como el rugby o el boxeo, producen más traumatismos dentales, la realidad es que no. Y es que en este tipo de deportes se suelen llevar protectores dentales obligatorios para prevenir cualquier posible impacto en la boca. En otros deportes, como en el fútbol, el balonmano o el baloncesto, es donde más fracturas dentales se producen por colisiones y golpes, ya que la mayor parte de estos deportistas juegan sin protectores bucales.

- Bruxismo: los deportistas suelen tener picos de actividad más alta e intensa donde es necesario que den el 100 % de ellos mismos y en muchas ocasiones, esto conlleva que, de involuntaria, apretar los dientes.

- Caries y desgate dental: la deshidratación o la ingesta de producto ricos en glucosa y bebidas isotónicas pueden favorecer la aparición de caries, lo que puede provocar un mayor número de lesiones musculares.

- Dolencias articulares y musculares: nuestra boca está llena de bacterias. Si no limpiamos los dientes con regularidad, la placa se acumula y las encías se enrojecen, se inflaman e incluso pueden llegar a sangrar. Esas bacterias pueden diseminarse a través del torrente sanguíneo, afectando a músculos y articulaciones. En este sentido, por lo general, la mayoría de enfermedades bucodentales son fáciles de prevenir con buenos hábitos de higiene bucodental.

Para evitar perjuicios en el rendimiento deportivo y en la calidad de vida del paciente son necesarias las siguientes recomendaciones:

- Acudir al odontólogo cada 6 meses, para realizar una revisión exhaustiva y una limpieza profesional si es necesario.

- Realizar una higiene bucal que elimine la placa bacteriana de todas las caras de los dientes, encías y lengua, con cepillo e hilo dental después de cada comida.

- Tener una dieta equilibrada, que cubra los requerimientos energéticos necesarios según la edad y el deporte que se realice evitando al máximo el consumo de bebidas azucaradas. Tomar agua antes, durante y después de la actividad física.

- Tratamiento odontológico:

- Frente a cualquier patología infecciosa (caries, periodontitis, pericoronaritis).

- Ante una maloclusión o mala posición de los dientes es necesario realizar tratamientos ortodóncicos.

- Ante la presencia del bruxismo, es importante utilizar férulas de relajación nocturnas o protectores dentales durante la práctica deportiva, que nos evitarán fracturas dentarias ante los posibles traumatismos.


 


Fuente: El Correo

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?