Logo DentaTips
Sección Pacientes

Los problemas dentales más comunes en lo niños

Publicado el: 25 de Septiembre de 2018


La salud bucodental es un área sumamente importante de nuestro bienestar y que, a veces, dejamos de lado por no presentar algún síntoma demasiado evidente.


 


Con este artículo, queremos aclarar las dudas más comunes que se presentan sobre la salud dental de los pequeños de la casa, que están en pleno crecimiento y que dependen de nuestra supervisión y cuidados.


 


Un niño presenta buena salud bucodental cuando no presenta dolor, desarrolla sus funciones orales perfectamente: masticación, deglución y fonación; y le se evidencia un adecuado desarrollo físico, psíquico e incluso social.


 


Ante todo, debemos guardar la calma si existe una anomalía. Las enfermedades bucales son algo que naturalmente se da en los niños si no se tiene una higiene correcta. En esas ocasiones, con tan solo mejorar algunos hábitos comunes y hacerlos partes del dia a dia de los niños, podemos prevenir todas las enfermedades.


 


El cuidado de la boca no empieza a raíz que aparece la primera caries. Es importante estar atento a la salud de los dientes desde el primer momento en el que aparecen. Prevenir problemas dentales es mucho más sencillo que curarlos.


 


¿Cuáles son los malos hábitos más frecuentes en los dientes?


1.-Una higiene dental deficiente
No cepillarse los dientes después de cada comida o hacerlo insuficientemente, hace que se originen las temidas caries, porque permite que el azúcar se quede demasiado tiempo en la boca.


Es recomendado cepillarse los dientes justo después de cada comida, sobre todo en la noche antes de dormir, al igual que después de comer algún producto dulce.


Hay que cepillarse durante al menos cinco minutos y siempre desde la encía al diente. Solo en las caras triturantes de las muelas es cuando se debe usar el cepillado de manera lateral.


 


2.-Chuparse el dedo
La presión continua del dedo en el cielo de la boca produce la deformación en la arcada dentaria superior. Si abandona pronto el hábito, lo normal es que, con el crecimiento, el paladar recupere su forma original de manera espontánea.


Si el niño sigue chupándose el dedo pasados los cuatro años, existe una mayor posibilidad de necesitar ortodoncia en el futuro.


 


3.-Dieta con exceso de azúcares
Los azúcares refinados como los alimentos muy ácidos, ponen en riesgo la salud de los dientes. Es fundamental controlar la alimentación. Se recomienda establecer al niño unos hábitos basados en una dieta sana y equilibrada, en la que abunde el consumo de alimentos con calcio para fortalecer los dientes y vitaminas para unas encías saludables.

4.- ¿Cuándo tiene que ir un niño al dentista?
A partir de los tres o cuatro años podemos llevarlo a que le realicen  una revisión dental, mínimo una vez al año, aunque no tenga problemas.
En caso de caries, aunque sea en un diente de leche, ya que estos también se empastan para evitar cualquier otro daño.
Ante cualquier golpe en la boca, incluso si aparentemente no hay lesiones. Si no hay sangre, muchas veces la pulpa de los dientes de leche puede haberse reventado.


En la dentadura definitiva también puede haber daño en el nervio o la pulpa, sin dar señales.
Cuando un diente se rompe, si la rotura es pequeña, no pasa nada. Si afecta a la dentina (debajo del esmalte), se puede reparar (resina o carillas dentales de resina) con lo que el odontólogo tratante vea recomendable. Si afecta a la pulpa, requiere un tratamiento urgente.
Si sus mandíbulas no coinciden al morder, o una mandíbula no crece con normalidad. No es necesario esperar a que la boca se termine de formar para poner una ortodoncia.


 


Los tres problemas dentales más comunes


 


1.-Caries
Pueden desarrollarlas casi a cualquier edad. Si no es tratada de forma adecuada, lo único que conseguiremos es que aumente el dolor y el deterioro de las piezas dentales, llegando incluso, en algunos casos, a producirse la pérdida de los dientes temporales, lo que desencadena una serie de problemas de oclusión y de posición dentaria.


En el caso de los niños la manera  de evitar que esto se produzca son las revisiones periódicas cada seis meses.


 


2.-Traumatismos dentales
Sin duda, son muy comunes en los niños, en edades tempranas suelen ocurrir cuando empiezan a caminar y después, al crecer, están asociadas usualmente, a la práctica de algún deporte o juego.


Siempre que se produzca un golpe en la boca, lo más recomendable es visitar al dentista de confianza, especialmente si se producen heridas, ya que la mucosa, los labios o el frenillo pueden verse afectados.


En ocasiones, el traumatismo es tan fuerte que conlleva la pérdida del diente. Si es un diente de leche,no se procede a implantar; el diente definitivo suele estar debajo y lo que hacemos es revisar periódicamente si el golpe ha afectado en algo al ese diente que ocupará el espacio. Si el diente es permanente, y no se ve comprometida la pulpa, solo llega a afectar la dentina, se procede a hacer una reconstrucción del mismo utilizando resina.


3.-Gingivitis


Tiende a relacionarse con los adultos, sin embargo los estudios indican que la gingivitis (la primera etapa de la enfermedad periodontal) es cada vez más frecuente entre niños, sobre todo a partir de los 5 años de edad. Se acumula placa, una capa invisible de gérmenes sobre los dientes y las encías, que luego se evidencia con inflamación de las encías, enrojecimiento y sangrado. Si no se trata a tiempo, puede derivar en periodontitis, comúnmente llamada piorrea.



Todas estas complicaciones y enfermedades bucales, nos llevan a la misma solución: inculcar en los pequeños unos buenos hábitos de higiene bucal, y además de eso, enseñarles a cepillarse los dientes de manera correcta, a utilizar el hilo dental y el flúor. Todo eso, es una inversión a largo en la salud.


 


Autor: Cefe Lascano


 

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?