Logo Portal Odontólogos
Sección Pacientes

Los labios nos dan pistas sobre nuestra salud

Publicado el: 05 de Junio de 2017

 

Los labios sirven para besar. También para pintarlos de rojo, para morderlos, y para inhalar y exhalar aire haciendo sonidos: sin ellos sería imposible silbar. Pero más allá de ser uno de los rasgos del rostro que despierta mayor atracción en muchas personas, sobre todo en los hombres, estos pueden ayudarnos a conocer el estado de nuestra salud. Los labios carnosos eran vistos por los filósofos griegos como una señal de locura; mientras que los dueños de unos labios delgados eran considerados individuos orgullosos. Normalmente, los labios deben ser lisos, húmedos, y tener un color rosado brillante, pero ¿por qué en determinadas ocasiones cambian de aspecto?

 

Según la medicina tradicional China, los labios se relacionan con el bazo: si la energía de esta víscera es buena, estos tendrán buen color y no presentarán ningún signo de resequedad. Cuando estamos deshidratados, nuestros labios están ásperos y sentimos la necesidad de mojarlos con la saliva, lo que resulta contraproducente, pues con esto la piel se reseca aún más. Los labios secos y agrietados indican que necesitamos beber agua y alimentarnos de una manera balanceada: probablemente nos falte carne o algún producto de origen animal en nuestra dieta diaria.

 

Si, en cambio, en los bordes de los labios aparecen grietas, y acumulamos de manera excesiva saliva o babeamos por las noches, esto puede deberse a la presencia de bacterias o ciertos hongos como la candidiasis, lo que pone en evidencia la debilidad de nuestro sistema inmunológico. Pero si nuestros labios están hinchados, aunque sea levemente, es posible que debamos cambiar nuestro labial. Algunos de estos cosméticos contienen químicos agresivos que irritan la piel; por ello, lo mejor es escoger productos indicados para pieles sensibles o aquellos elaborados a base de ingredientes naturales. Aunque, ciertamente, la inflamación también puede ser resultado de una alergia.

 

Por otra parte, si solemos padecer de herpes labial, es posible que no sepamos manejar el estrés. Practicar ejercicio al aire libre, leer una buena novela o simplemente escuchar música, permite relajarnos y sirve para drenar la tensión del cuerpo. Los labios, además, pueden perder color y palidecerse, lo que pudiera ser un síntoma de anemia o simplemente falta de sol. Por último, existen individuos a quienes se les tornan de color púrpura o azul, lo que manifiesta una mala circulación sanguínea; mientras que a las personas que se les oscurecen pudieran estar presentando alguna deficiencia de vitaminas, un problema relacionado con el aparato digestivo (como el páncreas), o  ser de aquellos individuos que fuman en exceso.

 

Los mejores aliados para mantener la salud de nuestros labios, además de la alimentación, son el agua y los bálsamos hidratantes (como la poderosa manteca de cacao). Sin embargo, si presentas alguno de estos síntomas de manera persistente, lo más recomendable será visitar al dermatólogo. Para seguir besando y silbando con comodidad, sólo debes cuidar tu salud. Aunque parezca increíble, el estado del organismo siempre se verá reflejado en este importante rasgo de nuestro rostro.

 

 

Fuente: Salud Total

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?