Logo Portal Odontólogos
Sección Pacientes

El dolor de muelas

Publicado el: 14 de Febrero de 2017

 

El dolor de muelas es el dolor en y alrededor de los dientes y mandíbulas que la mayoría de las veces es causada por la caries dental.

 

El dolor generalmente empieza de repente y puede variar desde una molestia leve a una molestia aguda y punzante, que a menudo empeora por la noche. La zona del diente infectado cerca de la mandíbula puede también estar dolorida y sensible al tacto.

 

Las molestias o dolores en las muelas pueden aparecer y desaparecer, o ser constantes. El dolor puede empeorar cuando comes o bebes, especialmente si la comida está caliente o la bebida fría.

 

¿En cuál momento debes ver al dentista en su clínica dental?

 

Si tienes o sufres de dolor de dientes por un periodo de más de uno o dos días, debes visitar al dentista en su clínica dental lo antes posible para que pases por una limpieza dental y una revisión de los dientes. Sin duda el problema dental empeorará cuando más tiempo dejes pasar.

 

Si el diente no se trata, la pulpa dentro del diente se infectará. Por lo general, esto conduce a un absceso dental, lo cual puede causar un dolor intenso y continuo.

 

Los analgésicos, como el paracetamol y el ibuprofeno, pueden ayudar a reducir el dolor y la molestia mientras esperas la cita con el dentista. No se debe administrar aspirina a los menores de edad.

 

¿Por qué se produce el dolor de muelas?

 

El dolor ocurre cuando la capa más interna de los dientes – llamado pulpa dental – se inflama. La pulpa Dental se compone de un tejido suave y delicado que contiene los nervios y los vasos sanguíneos.

 

Razones por la inflamación de la pulpa dental:

 

– las caries dentales que conducen a las cavidades (huecos) que forman en la superficie dura del diente agrietado

– un retroceso de las encías, donde las encías se contraen (reducen) para exponer las partes más suaves y sensibles de la raíz de los dientes

– absceso periapical: una colección de pus al final de los dientes causada por una infección bacteriana

– una grieta en el diente es a menudo tan pequeña que no puede ser vista con el ojo

– unos rellenos sueltos o rotos

 

Hay una serie de otras condiciones que pueden causar un dolor similar al dolor de muelas, aunque la pulpa no esté afectada. Estos incluyen:

 

– absceso periodontal: una colección de pus en las encías causado por una infección bacteriana

– sinusitis (inflamación de los senos paranasales): esto a veces causa dolor en la mandíbula superior

– una lesión en la articulación que une la mandíbula al cráneo (articulación temporomandibular)

– úlceras en las encías

– dolor o inflamación de las encías alrededor de un diente que se rompe o empieza a salir

 

Los bebés también pueden experimentar incomodidad cuando los dientes empiezan a desarrollarse. Esto es lo que se conoce como la dentición.

 

El tratamiento al dolor de muelas

El tipo de tratamiento al dolor de muelas depende de la causa del dolor. El dentista examinará la boca y podrá llevar a cabo una radiografía para tratar de identificar el problema.

 

Si la pulpa del diente está infectada, es posible que necesites un tratamiento del conducto radicular. El dentista quitará la pulpa infectada, llenará el espacio con un relleno y cubrirá el restante del diente con una corona para protegerlo.

 

Si el diente no puede ser tratado con estos métodos o caso el diente esté atrapado entre otro diente y la mandíbula, el diente seguramente tendrá que ser quitado.

 

Si el dolor es causado por las caries en los dientes, el dentista limpiará y eliminará las zonas con caries y los reemplazará con un relleno.

 

Si el dolor es causado por un relleno suelto o roto, el relleno se eliminará, cualquier deterioro en el diente será limpiado a fondo y el relleno será reemplazado.

 

Consejos para prevenir los dolores en los dientes

 

La mejor manera de evitar la posibilidad de contraer dolor en los dientes y otros problemas dentales es mantener los dientes y las encías lo más sanos posible. Para ello, debes:

 

– limitar el consumo de alimentos azucarados y bebidas

– no fumar

– cepillarte los dientes dos veces al día con una pasta dental que contenga fluoruro, y también cepille suavemente las encías y la lengua

– usar hilo dental para quitar comida y bacteria entre los dientes y, si es necesario, utilizar un enjuague bucal

 

 

Fuente: Salud Diaria

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?