Logo Portal Odontólogos
Sección Pacientes

Consejos prácticos para tu higiene bucal

Publicado el: 27 de Enero de 2017

 

Consejos prácticos para tu higiene bucal

Desde que somos pequeños escuchamos a nuestros padres y maestros diciendo que debemos cepillarnos tres veces al día, pasar por cada pieza dental y usar un poquito de pasta dental en el cepillo, pero omitieron otros consejos que son importantes para cuidar la salud bucal l y no sufrir de mal aliento, gingivitis, enfermedades en las encías o las famosas caries dentales. Echa un vistazo a los siguientes consejos para asegurarte que estás practicando una buena higiene y enterarte de aquellos tips que hasta ahora no te habían dicho:

 

 

Espera 30 minutos después de comer para cepillarte los dientes

Es perjudicial para tus dientes limpiarlos inmediatamente después de comer, la razón es que durante ese tiempo el nivel de pH en la boca es mucho bajo de lo normal, en pocas palabras existe un mayor nivel de acidez y por lo tanto el cepillado será más abrasivo y dañino para las piezas dentales, lo mejor es solo enjugar con un poco de agua y esperar.

 

 

No inicies el cepillado dental siempre en el mismo lugar

Los dentistas dicen que la mayoría de las personas normalmente comienzan a cepillarse los dientes en la misma zona, por eso al llegar a la última parte es un poco aburrido y terminan prestando menos atención a estas áreas, la Asociación Dental Americana apoya esta idea y recomienda comenzar en un lugar diferente cada vez para que todos tus dientes reciban la misma atención.

 

 

Utiliza movimientos suaves pero firmes

Existen infinidad de técnicas para cepillarse pero algunas podrían ser  dañinas , lo mejor es utilizar movimientos suaves pero firmes ya que al aplicar demasiada fuerza lo más probable es que lesiones el esmalte dental y las encías, en lugar de hacer pasadas largas y con fuerza, cepilla los dientes con movimientos verticales  firmes pero suaves. ¿Cómo saber si estas cepillando demasiado fuerte? Observarás que las cerdas del cepillo se doblan, las encías se tornan rojas y en muchos casos es posible que la sangre aparezca.

 

 

Cepíllate los dientes al menos durante 2 minutos

La mayoría de las personas saben que ésta es la cantidad de tiempo recomendada; pero se les dificulta muchísimo cumplirlo, si ese es tú caso te recomendamos que cierres el grifo del agua mientras te cepillas, así ahorras recursos y no sentirás mentalmente que debes acelerar el cepillado, otro truco genial es poner una canción que dure aproximadamente 2 minutos y al terminar o en cierto punto de la melodía sabrás que ya pasó el tiempo.

 

 

Presta atención a los molares y el lado interno de los dientes

Aunque esto suena totalmente lógico, muchas personas se cepillan más los dientes delanteros que el resto, ciertamente estas son las piezas dentales que otras personas ven en nosotros pero todos los dientes necesitan atención por igual, cepillarse los molares y el lado interno de los dientes se olvida con facilidad porque la lengua siempre está haciendo contacto con ellos, pero al tener conciencia de esto limpiarás todas las áreas sin problemas.

 

 

Asegúrate que estás usando el cepillo de dientes correcto

Por lo general las personas utilizan cepillos de dientes que son demasiado grandes o pequeños para el tamaño de su boca, lo que impide que lleguen a todas las áreas que necesitan ser limpiadas, otro problema común es usar un cepillo de dientes con cerdas demasiado rígidas ya que esto daña las encías, la Asociación Dental Americana recomienda un cepillo de cerdas medianas y de un tamaño que se adapte a tú boca.

 

 

Come frutas y verduras para limpiar los dientes naturalmente

Las frutas y verduras como las manzanas y el apio limpian tus dientes de forma natural, al estar crudas y llenas de fibra son abrasivos excelentes para eliminar suavemente la placa dental, recuerda debes seguir cepillándote, usando hilo dental y enjuague de ser necesario pero ya conoces un dato curioso que en algún momento podrá servirte.

 

 

Mantén tú cepillo limpio

Aunque esta herramienta parece estar limpia después del cepillado, las bacterias que causan el mal aliento y hasta las caries crecen dentro de las cerdas, por eso es necesario enjuagar el cepillo cuando hayas terminado para ayudar a eliminar las bacterias dañinas, también es útil comprar una taza para mantener el cepillo de dientes alejado de las superficies del baño menos aseadas, evita usar tapas que encierren las cerdas ya que la humedad es el hogar perfecto de bacterias y microbios.

 

 

Reemplaza el cepillo de dientes cada 3 o 4 meses

Muchas personas se acostumbran y aferran a sus cepillos durante demasiado tiempo, la Asociación Dental Americana recomienda cambiar el cepillo cada 3 o 4 meses, ya que las cerdas se doblan y son menos efectivas, además es más probable que contenga bacterias entre las cerdas y el mango.

 

 

¡No olvides usar el hilo dental diariamente!

Aunque cepillarse los dientes es una manera muy eficaz de mantener los dientes limpios, las cerdas a menudo no son capaces de alcanzar los espacios inter dentales donde los alimentos y bacterias se acumulan y con el tiempo se convierten en sarro, no importa si lo usas antes o después del cepillado pero es una parte importante para mantener la boca limpia y sana.

 

 

 

 

Fuente: Clínicas Centauro

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?