Logo Portal Odontólogos
Sección Pacientes

Halitosis, uno de los problemas más comunes de nuestra boca

Publicado el: 03 de Enero de 2017

 

Muchos son los problemas que puede originarnos la boca si no llevamos una correcta salud bucodental, pero quizá el más asentado y común de todos sea el mal aliento o halitosis. La halitosis puede definirse como el olor desagradable e intenso del aliento independientemente de cual sea su origen. Dicho esto, no es raro pensar que en alguna ocasión nosotros mismos podríamos haber padecido este tipo de problema, ya que es uno de los más comunes entre la sociedad. Esto queda demostrado en un reciente estudio llevado a cabo por la SEPA (Sociedad Española de Periodoncia y Ostointegración) en el cual se muestra que hasta un 30% de de la población adulta padece o ha podido padecer halitosis en algún momento de su vida, pudiendo aumentar con la edad.

 

CAUSAS

 

La principal causa de la halitosis es bacteriana. El mal aliento puede ser producido por diversos motivos, entre los que se encuentran los restos alimentarios que permanecen en la boca después de cada comida o ciertos hábitos como pueden ser el fumar o beber mucho alcohol. Es por ello, que la halitosis es un problema que puede padecer cualquier persona a lo largo de su vida. En un estudio realizado por el Instituto del Aliento se especifica que la mayoría de los pacientes que acuden a una clínica dental poseen halitosis de origen oral. Esta puede ser provocada principalmente por:

 

•         No cepillarse de manera diaria ni hacer uso del hilo dental, permitiendo que restos de alimentos puedan quedar alojados en la lengua o entre los dientes.

•         La saliva. Aunque la saliva es fundamental a la hora de mantener sana nuestra boca, hay momentos en los que el flujo salival es más bajo de lo normal: durante la noche (cuando permanecemos dormidos), durante la práctica de ejercicio sin la correcta hidratación o cuando hablamos durante un largo período de tiempo.

•         La lengua. Es considerada como uno de los principales focos de mal aliento. Por lo tanto, no podemos olvidarnos de limpiar nuestra lengua o bien pasando el cepillo por encima de ella o utilizando un utensilio específico para ello (raspadores linguales).

 

Además, el mal aliento puede ser provocado por otros factores como pueden ser enfermedades relacionadas con la diabetes, el riñón o el hígado; pero también puede verse ocasionado por problemas estomacales.

No hay que descuidar las visitas al dentista, ya que juega un papel fundamental en el control y tratamiento de problemas como la halitosis o derivados de la misma.

 

Prevención

 

Para prevenir la aparición de halitosis o mal aliento no hay que seguir medidas específicas para ello, sino que hay que llevar una correcta salud bucodental mediante:

 

1.       Un buen cepillado después de cada comida -especialmente antes de irnos a dormir y por la mañana-.

2.       Acompañar el cepillado con el uso de seda dental para eliminar con mayor eficacia los restos almacenados entre dientes.

3.       Mantener nuestra lengua limpia, mediante raspadores linguales o bien pasando nuestro cepillo por encima de la misma.

4.       No fumar y reducir o evitar el consumo de alcohol.

 

 

Fuente: Institutoboccablog

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?