Logo DentaTips
Sección Pacientes

La edad y la osteoporosis no son obstáculos para los implantes.

Publicado el: 14 de Octubre de 2016

 

implantes osteoporósis diabetes

En la década de 1970, el doctor Per-Ingvar Brånemark, considerado padre de la implantología dental moderna, descubrió el titanio como material biocompatible para el uso en implantes dentales. En 1982, publicó su primer trabajo en pacientes y hace poco más de dos décadas el implante dental comenzó a popularizarse, hasta el punto de aplicarse en la actualidad como una práctica casi rutinaria en los consultorios odontológicos.

 

Sin embargo, persisten aún muchos mitos con respecto a la implantología, que se entremezclan con fuertes prejuicios. Eso es padecido fundamentalmente por pacientes que tienen una enfermedad crónica, como la osteoporosis y la diabetes, entre otras tantas.

 

Como consecuencia, hay un número considerable de pacientes que, aunque pueden mejorar su calidad de vida, injustificadamente no lo hacen.

 

Se suele afirmar que los pacientes con osteoporosis no están en condiciones de recibir implantes con éxito. El fundamento de esta apreciación es la disminución en la densidad del tejido óseo. Si bien es cierto el implante necesita un periodo de fijación al hueso de los maxilares (oseointegración), de ello no puede deducirse que dichos pacientes no sean candidatos a recibir implantes.

 

La osteoporosis más frecuente es debida a la disminución del estrógeno en las mujeres menopáusicas y a una disminución de la testosterona en los hombres, y difícilmente tenga su incidencia en los maxilares, como si la tiene en los huesos largos y caderas. Toda la bibliografía científica consultada hasta el momento no solo no contraindica el implante dental en pacientes osteoporóticos, sino que algunos autores lo indican como tratamiento ideal en estos pacientes. En ese sentido, apuntan que el estímulo de fuerzas trasmitidas al tejido óseo resulta beneficioso para contrarrestar la atrofia producida por la falta de elementos dentarios.

 

Nosotros tenemos una casuística importante con alto éxito en los tratamientos con implantes en estos pacientes. Por todo esto, solicitar un estudio de “densitometría ósea” en pacientes con osteoporosis para la colocación de implantes dentales no solo resulta innecesario, sino sin fundamentación científica, ya que estos procedimientos se hacen en hueso largos y no en maxilares.

 

Existe un imaginario social con interpretaciones erróneas de la vejez, en algunas ocasiones negativas. Surgen los mitos y estereotipos poco favorables de lo que significa este proceso normal que hace parte del ciclo vital. He visto en muchas situaciones en las no se opta por tratamientos con implantes dentales por la simple condición de ser “adulto mayor”, aun siendo pacientes absolutamente sanos.

 

En nuestra experiencia profesional hemos intervenido con éxito muchos pacientes de un promedio de 80 años, con solo dos implantes para retener bien la dentadura y con un riesgo menor a una extracción simple. La respuesta ha sido excelente y también así lo avala la ciencia. Lo más notorio es el cambio en su confort y seguridad, por lo que se podría mencionar que lejos de ser un riesgo constituye un alto beneficio para la calidad de vida del adulto mayor.

 

Otro tema debido a su importancia y frecuencia es la diabetes tipo 2, considerada por la OMS una pandemia. Por lo general, se manifiesta en la vida adulta y está relacionada con la obesidad, la inactividad física y la alimentación malsana.

 

Es muy común que los pacientes diabéticos acudan al consultorio odontológico para solicitar la restitución de parte o todos sus elementos dentarios perdidos. Hay que decir que el índice de éxito de los implantes, tanto en lo que respecta a la cirugía, como al largo plazo, es idéntico al de un paciente sin diabetes desde la evidencia científica, siempre que el paciente mantenga controlado sus niveles de glucosa en sangre y sea metódico y prolijo en su tratamiento de la diabetes. En nuestra experiencia personal hemos advertido un cuidado más intenso en estos pacientes, por lo que -curiosamente- la supervivencia de los implantes ha sido más alta, quizás debido a que son pacientes más conscientes de la importancia de la salud en general.

 

Como en tantos temas vinculados con la salud, ante la presencia de prejuicios, solo la ciencia puede aportar claridad.

 

 

Fuente: La Voz

Fuente: Clínica Quijote

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?