Logo DentaTips
Sección Pacientes

Mil 500 personas pierden 75 toneladas a través del programa de cirugía bariátrica de la CDMX

Publicado el: 28 de Marzo de 2016

 

Reconocida en el extranjero por su productividad y calidad en cirugía; cuenta con un nivel de aprobación de más del 95% por el excelente servicio.

 

Alrededor de 600 mil capitalinos son candidatos a cirugías por obesidad. 

 

La clínica Integral de Obesidad y Enfermedades Metabólicas del Hospital General “Dr. Rubén Leñero”, de la Secretaría de Salud (SEDESA), es reconocida a nivel internacional por su calidad de servicio y productividad, que asciende a mil 500 personas operadas, con un nivel de aprobación de más del 95 por ciento por parte de pacientes como de sus familiares.

 

El Jefe de Servicios  la clínica de Bariatría, Francisco José Campos, señaló que mediante las cirugías en estómago e intestino se eliminan en promedio 50 kilos por paciente con problemas de obesidad, lo que representan en la totalidad hasta 75 toneladas.

 

La primera clínica en el país destaca por contar con un equipo de cirujanos altamente especializados y hacer cirugías gastrointestinales avanzadas, con una probada efectividad. Las de tipo Bypass gástrico y Magna gástrica, son las que se realizan con mayor frecuencia.

 

El doctor Campos, comentó que los resultados obtenidos desde su inauguración en 2008, con una tasa de complicación y de mortalidad, similar a las que se obtiene en las mejores instituciones medicas del mundo,  son motivo de reconocimientos en México, Estados Unidos, Europa y América Latina, como un modelo de atención integral, profesional y permanente ante un problema de salud pública.

 

El Gobierno de la CDMX a través de la Secretaría Salud, creó la unidad como parte de un programa integral para atender el sobrepeso y la obesidad que ubican al país y a su capital en los primeros lugares y con el propósito de hacer cirugías como último recurso a pacientes obsesos mórbidos y con enfermedades asociadas, como la hipertensión, colesterol y diabetes.

 

El servicio es totalmente gratuito para aquellos pacientes que no tiene ningún tipo de seguridad social; aunque por el éxito de su trabajo desde su arranque, muchos capitalinos con IMSS e ISSSTE, incluso los que tienen seguro de gastos mayores, acuden a practicarse la cirugía.

 

El especialista indicó que 70 por ciento de los mexicanos en el país tienen sobrepeso y 34 por ciento algún grado de obesidad. Es decir, explicó, de 100 millones,  34 millones padecen algún grado de obesidad, de éstos hasta cuatro millones son candidatos a cirugías. En la CDMX, al menos 600 mil personas son aspirantes a operación bariátrica.

 

Los cirujanos son quienes con base a las características de cada paciente deciden cuál es la cirugía recomendable a realizarse y la que más se hace es el Bypass, que consiste en reducir el estómago a una pequeña porción y cortar parte del intestino delgado para conectarlo con el nuevo estómago.

 

En 20 por ciento de los casos se aplica la Manga gástrica, que es cortar el estómago hasta 80 por ciento de su tamaño con lo que el paciente va a comer menos, además de que con el corte se reducen las hormonas que generan hambre.

 

La clínica trabaja en el Balón intragástrico como otra alternativa para tratar a los súper obesos, que primero deben bajar de peso entre 20 y 30 kilos para poder ser operados, ya que facilita y disminuye riesgos en la operación.

 

Los nutriólogos, psicólogos e internistas preparan al paciente seis meses antes a fin de que llegue en buena condición nutricional y psicológica y no se complique al ser intervenido. “Esto ha hecho que se reconozca como el grupo número uno en eficiencia y en número de cirugías”, dijo el Dr. Campos.

 

Ante el reto que representa el gran universo de obesidad y la sobredemanda del servicio, la SEDESA amplió el programa con una segunda  clínica de Bariatría en el Hospital General Tláhuac en 201. La SEDESA realiza el 70 por ciento del total de las cirugías que se hacen en la CDMX, 50 por ciento en Rubén Leñero y 20 en Tláhuac, indicó.

 

El Dr. Campos destacó que el contar cirujanos especializados, aparatos diseñados para la atención de la obesidad y los protocolos de tratamiento, permitió optimizar procesos y tiempos de operación y bajar costos de 135 mil a 80 mil pesos por paciente; además de obtener un nivel de aceptación por más del 95 por ciento de pacientes y familiares al calificar de excelente el servicio recibido. 

 

 

 

Fuente: Secretaría de Salud

ETIQUETAS:
ESPECIALIDADES:

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?