Logo Portal Odontólogos
Sección Pacientes

Si cuidas tus encías, controlas tu diabetes

Publicado el: 07 de Diciembre de 2015

 

Las personas con diabetes mal controlada tienen tres veces más riesgo de tener periodontitis; por su parte, la periodontitis puede iniciar o aumentar la resistencia a la insulina de una manera similar a como lo hace la obesidad.

 

 

El riesgo de padecer diabetes y la posibilidad de controlarla de manera satisfactoria están fuertemente relacionados con la salud bucodental y, en particular, con la salud periodontal. Y es que existe una creciente evidencia científica y clínica que vincula la diabetes con las enfermedades de las encías, y viceversa: no solo las personas con diabetes tienen más riesgo de sufrir periodontitis, sino que la periodontitis puede iniciar o aumentar la resistencia a la insulina de una manera similar a como lo hace la obesidad; de hecho, la presencia de problemas en las encías pueden ayudar a identificar precozmente la presencia de esta enfermedad metabólica.

 

Por ello, la salud bucal y periodontal debe ser parte integrante fundamental del manejo de la diabetes. Partiendo de esta realidad, y conscientes del papel que las clínicas odontológicas pueden jugar en la detección precoz de la diabetes y en el control de los pacientes ya diagnosticados, se ha puesto en marcha un ambicioso proyecto de divulgación sobre el importante efecto que tiene la salud de las encías en el control de la diabetes.

 

Por este motivo, periodoncistas y odontólogos, endocrinólogos y pacientes se unen en una campaña de concienciación sobre diabetes y enfermedades periodontales. La Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), la Sociedad Española de Diabetes (SED) y la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), con la implicación de la empresa Sunstar, colaboran activamente en el desarrollo de jornadas divulgativas sobre la vinculación entre diabetes y enfermedad de las encías. Bajo el lema ‘Cuida tus encías, controla la diabetes’, se están llevando a cabo conferencias en siete ciudades españolas durante estos días.

 

Es la primera vez que sociedades científicas se unen para llevar a cabo jornadas divulgativas dirigidas a pacientes enfocadas en esta problemática, en una iniciativa que es pionera en Europa y que está concebida como una campaña que pretende facilitar la divulgación científica a pacientes y fomentar su formación. Como destaca el presidente de SEPA, David Herrera, «la formación que reciben las personas que asistan de manera presencial a las charlas podrá convertirse en vehículo de transmisión del conocimiento, pero también se está trabajando en materiales divulgativos que mantengan el interés y el acceso a los conocimientos una vez finalizados los eventos presenciales».

 

Para José Luis Herrera Pombo, co-coordinador del grupo de trabajo SEPA-SED, «es necesario informar de esta realidad a los protagonistas, que son las personas con diabetes». Hasta el momento, subraya, «esta labor divulgadora solo se había hecho con acciones puntuales, pero no se había organizado una acción concertada, en varias ciudades de España».

 

Y es que, como destaca Herrera, «necesitamos que llegue a la población el mensaje de que cuidando la salud de las encías vamos a cuidar mejor la diabetes e, incluso, es posible que estemos ayudando a prevenir su aparición». Es más, para este experto no cabe duda que «la clínica dental es un lugar ideal para identificar riesgo de sufrir diabetes no conocida, así como para realizar todas las tareas preventivas, de diagnóstico precoz y de tratamiento que precise una persona con diabetes».

 

Pareja poco recomendable

 

La diabetes y las enfermedades de las encías son una pareja poco aconsejable. En los últimos años se está constando que la asociación entre estas dos enfermedades es bidireccional: no sólo la diabetes aumenta el riesgo de sufrir enfermedades periodontales, sino que las enfermedades periodontales pueden afectar a la diabetes, perjudicando el control de la glucemia. Como sintetiza Edelmiro Menéndez, presidente de la SED, «las alteraciones bucodentales son una complicación más de la diabetes y, al mismo tiempo, el buen control metabólico mejora también la salud bucodental».

 

Por ello, el máximo responsable de la SED aboga por mejorar la colaboración de odontólogos y diabetólogos. «Los odontólogos podrían jugar un importante papel en la detección de diabetes en aquellas personas no diagnosticadas; además, también podrían ayudar a detectar personas con diabetes con un mal control manifestado en las complicaciones gingivales», afirma. Por su parte, continua explicando Menéndez, «los diabetólogos deben prestar atención a las alteraciones bucodentales como manifestación de hiperglucemia no controlada para remitir a dichos pacientes a los odontólogos y que reciban la atención adecuada».

 

Las enfermedades periodontales son más frecuentes y suelen estar más avanzadas en personas con diabetes (tanto de tipo 1 como tipo 2); de igual manera, se ha apuntado que estos trastornos de las encías progresan más rápidamente en los estos pacientes y que el mal control de la glucemia en personas con diabetes también se asocia con un incremento significativo del riesgo de pérdida de nivel de inserción y hueso alveolar. En el estudioNHANES III (National Health and Nutrition Survey) realizado en EE.UU., los adultos con diabetes mal controlada mostraron un riesgo 2.9 más alto de tener enfermedad periodontal que aquellos con buen control de la diabetes.

 

Más riesgo

 

Pero, además, la presencia de inflamación en las encías repercute negativamente en el control y riesgo de complicaciones en la personas con diabetes. Se ha demostrado, por ejemplo, que una mala salud periodontal se correlaciona con un peor control de la glucemia y con un aumento en el riesgo de sufrir complicaciones asociadas a la diabetes (enfermedad cardiovascular, enfermedad renal,…).

 

Por el contrario, un tratamiento periodontal adecuado mejora el control de la glucemia en personas con diabetes: estudios recientes indican que un tratamiento óptimo reduce una media del 0.4% en los valores de hemoglobina glicosilada (lo que se considera una disminución clínicamente significativa que, en muchas ocasiones, no se alcanza con los antidiabéticos orales utilizados como segunda medicación).

 

Los beneficios para la salud son evidentes, pero también a nivel económico. Un estudio de las compañías de seguros médicos de EE.UU. ha mostrado que el tratamiento periodontal y el mantenimiento de la salud de las encías puede reducir hasta un 40% los costes económicos derivados de la diabetes.

 

 

Fuente: ABC Salud

ETIQUETAS:
ESPECIALIDADES:

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?