Logo DentaTips
Sección Pacientes

Lengua blanca: causas y tratamientos

Publicado el: 25 de Mayo de 2017

 

El color de la lengua es un indicador de nuestro estado de salud. Tener la lengua blanca, en la mayoría de los casos suele deberse a una falta de higiene y por eso es fácil ponerle remedio. Pero es cierto que a veces puede ser la consecuencia de problemas estomacales o incluso de otras complicaciones más serias que hay que tratar con un especialista, este trastorno bucal puede manifestarse de varias maneras, pueden aparecer manchas blancas en la lengua o una capa blanca vellosa y una sensación pastosa.

 

En ONsalus te explicamos con detalle todo lo referente a las causas y tratamientos de la lengua blanca.

 


  La importancia del color de nuestra lengua

 

Observar el aspecto de la lengua puede ser muy útil para detectar varios tipos de enfermedades. Es lo que científicamente se llama glosodiagnosis y se trata de una práctica clínica con centenares de años de antigüedad, se basa en que cada zona de la lengua corresponde a una parte de nuestro cuerpo y es indicativa de su estado de salud.

 

Una lengua sana debe ser de color entre rosado y rojizo, con una fina capa de saburra, que es una secreción que proviene del estómago,y debe poder moverse con libertad y no estar ni demasiado seca ni demasiado húmeda. Por eso el cambio de tonalidad de este órgano puede ser indicativo de problemas en el estómago, entre otras enfermedades.

 

Pero si en vez de tener esas características, nuestra lengua muestra un color blanquecino, quiere decir que sufrimos un trastorno bucal que hay que diagnosticar y tratar.

 

  Las causas más comunes de la lengua blanca

 

El tabaco, el alcohol y la falta de higiene suelen ser las causas principales de tener la lengua blanca, por lo que respecta a las dos primeras la solución es evitar su consumo. Si se trata de una falta de higiene el remedio es sencillo: hay que cepillarse regularmente la boca y eso no implica solamente los dientes, también es importante limpiar bien la lengua con un ligero raspado, algo que muchas veces la gente olvida. Si además nos enjuagamos con un colutorio, conseguiremos reducir la acumulación de bacterias.

 


  Pequeñas úlceras

 

Si además observamos pequeñas úlceras blanquecinas, también llamadas aftas, puede ser indicativo de un trastorno que se llama candidiasis bucal y que ocurre sobre todo cuando estamos bajos de defensas. Para determinar bien su causa, es recomendable acudir a un especialista. Por otro lado, las aftas pueden ser también la manifestación de condiciones mucho más serias como un cáncer de lengua, por eso es importante realizar un buen diagnóstico.

 

 Inflamación estomacal

 

Si además de tener la lengua blanca la sientes espesa, tienes el vientre hinchado, gases, náuseas, y pocas ganas de comer, es muy probable que se deba a una inflamación estomacal, lo que se llama comúnmente gastritis. En este caso, seguir una dieta y unas pautas específicas suelen ser la solución, aunque lo más adecuado para tratarlo es acudir a un médico.

 


Problemas en el hígado

 

Otra de las causas de la lengua blanca son los problemas hepáticos. Si observamos como síntomas adicionales digestiones muy pesadas, gases, dolor de cabeza, un sabor amargo y la boca pastosa, cutis grasoso o estreñimiento, quiere decir que necesitamos una depuración de nuestro hígado.

 

Cuidar la dieta evitando alimentos muy grasos e ingiriendo frutas y vegetales frescos, nos ayudará a mejorar el estado hepático.

 

Tratamientos para la lengua blanca

 

Tanto en el caso de los problemas estomacales o del hígado, la mejor solución para la lengua blanca es una dieta equilibrada para limpiar nuestro organismo y aumentar nuestras defensas. Estos pasos pueden ayudar:

 

  • Comenzar el día bebiendo un vaso de agua con zumo de limón recién exprimido.
  • Una vez al día, tomar yogur blanco sin azúcar, una alternativa ideal para subir nuestras defensas.
  • Consumir vegetales crudos como espinacas, tomates, lechugas, pimientos o cebolla, que debido a sus nutrientes nos ayudarán a depurar y mantener el cuerpo saludable.
  • Beber mucho líquido, no sólo agua sino también zumos naturales. Los de arándanos, zanahoria o manzana son depurativos.
  • Tomar fruta con alto contenido de vitamina C como son las naranjas, mandarinas, kiwi, fresas o piñas.

 

Así que para prevenir el trastorno bucal que modifica el color de la lengua lo más importante es llevar una vida sana, tomar una dieta equilibrada y llevar a cabo una higiene bucal con regularidad.

 

 

 

 

Fuente: ON Salus

ETIQUETAS:
ESPECIALIDADES:

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?