Logo Portal Odontólogos
Sección Pacientes

¿Es necesario usar enjuague bucal?

Publicado el: 04 de Septiembre de 2015

 

No nos cansaremos de repetirlo: cepillarse los dientes no es suficiente para mantener una higiene bucal completa. Con el cepillo no se puede acceder bien a algunas zonas de la boca y necesitamos completar la higiene con la limpieza de los espacios interdentales, la lengua y el uso del enjuague bucal o colutorio.

 

Si crees que un enjuague solo puede mejorar el mal aliento, sigue leyendo, puede que te sorprendas, te contamos todo lo que el uso de un colutorio puede hacer por tu salud bucal.                         

Por qué un enjuague bucal

 

Los enjuagues no sustituyen el cepillado, sólo lo complementan. El efecto mecánico de arrastre de las cerdas del cepillo, no la tiene ni la tendrá nunca un líquido. Así que sí, lo principal es el cepillado, el hilo dental y el uso de un limpiador lingual.

 

Pero no siempre tenemos tiempo de utilizar el hilo dental o de cepillarnos durante dos minutos y mucho menos de limpiarnos la lengua. Bueno, o imagínate qué difícil es eso para un niño que todavía no sabe cepillarse bien los dientes, para una persona con movilidad reducida o incluso para los que llevan ortodoncia.

 

Por eso debemos tener en cuenta el enjuague. Es fácil y cómodo de utilizar para todo el mundo y actúa de forma diferente a los otros métodos, aquí entra en juego la química.

 

La mayoría de colutorios permanecen durante un tiempo en la boca eliminando bacterias y alterando la estructura de la placa dental para que no se adhiera a los dientes.

 

Así que, con un enjuague, es mucho más fácil combatir la caries, la gingivitis o el mal aliento por ejemplo.

 

 

 

 

Qué enjuague bucal tienes que elegir

 

Tendrás que escogerlo en función de lo que quieras conseguir. Un colutorio que sólo es antiséptico no aliviará la sensibilidad. Necesitamos distintas soluciones para abordar distintos problemas.

 

Puedes encontrar enjuagues antisépticos para combatir la placa dental y la caries, pero también para tratar la gingivitis, el mal aliento, la sensibilidad dental o la xerostomía (sequedad bucal). Todos ellos contienen diferentes principios activos a parte de flúor, destinados a una u otra patología.

 

Cuándo y cómo utilizar un enjuague bucal

 

El enjuague debe utilizarse siempre después del cepillado, mejor tres veces al día, y siempre, por lo menos antes de acostarte.

 

A no ser que en el envase indique lo contrario, la mayoría de colutorios no se diluyen.

 

El proceso de enjuague debe ser enérgico, ¡con ganas! Puedes hacer gárgaras antes de escupirlo.

 

Si quieres que los principios activos permanezcan en la boca  y el enjuague actúe como esperas, no tienes que comer ni beber nada al menos hasta media hora después. Tampoco debes enjuagarte la boca con agua después de utilizarlo.

 

Precauciones a tener en cuenta

 

Existen algunas particularidades a tener en cuenta. Por ejemplo, la clorhexidina (un potente antiséptico) podría manchar el esmalte dental. Por eso a concentraciones elevadas no debe utilizarse más de quince días seguidos. Si utilizas un colutorio con clorhexidina y tienes dudas puedes consultarlo en la farmacia.

 

Y para terminar, mencionar que los niños no pueden utilizar cualquier tipo de enjuague, debido a la cantidad de flúor. Los de uso infantil llevan una concentración menor porque la de los adultos podría ser tóxica.

 

 

 

Fuente: BBC Mundo

ETIQUETAS:
ESPECIALIDADES:

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?