Logo DentaTips
Sección Pacientes

14 cosas que debes saber sobre el mal aliento

Publicado el: 13 de Julio de 2015

 

¿Cuántas veces no le has ofrecido a alguien un chicle o una menta? Seguro que muchas. Es decepcionante y desagradable cuando te encuentras con una persona y lo único que notas de su conversación sea su mal aliento.

 

Sin embargo, en realidad el mal aliento, más allá de todo, también es un problema social. Tal vez es incluso una enfermedad social, debido a la falta de sinceridad y a las muchas indirectas de las personas que rodean a quien padece halitosis.

 

Por ello hoy te presentamos 14 hechos que debes saber sobre este problema para que si tú o algún conocido lo padecen, sepan cómo actuar y resolver la situación.

 

 

1. El mal aliento no discrimina

 

Cualquier persona puede tener mal aliento. Desde hombres y mujeres de 10 años de edad hasta los 95 o más y se puede desarrollar en cualquier momento de tu vida.

Es bastante común, y a menudo tratable. Así que no deberías estar avergonzado si tienes mal aliento, a pesar de que puede parecer muy embarazoso.

 

 

2. Hay dos tipos de mal aliento: el "aliento a ajo" y la halitosis real

 

Hay uno que es temporal y que se debe a la comida, como la cebolla en tu hamburguesa, pues el olor permanece en tu boca y pulmones, pero el mal aliento provocado por las bacterias en la boca, es la halitosis. Este tipo puede variar en gravedad, por lo que puede ser algo que tú mismo puedes arreglar o algo que requiere intervención médica.

 

 

3. La halitosis es, por lo general, un desequilibrio de bacterias

 

El mal aliento se debe normalmente a un problema con la composición de las bacterias. Cuando comes, hay bacterias en la boca que descomponen los alimentos y proteínas, pero si las bacterias abundan, entonces tu boca no olerá bien.

 

¿Cómo puedes saber si hay un desequilibrio de bacterias en tu boca? No puedes. Sólo un dentista puede examinar los "flora bacteriana" de la boca y determinar qué está causando el mal aliento.

 

Es menos probable, pero a veces la halitosis puede ser causada por enfermedades de las encías, diabetes, problemas gastrointestinales, u otras enfermedades. Si mejoras tu higiene oral y no ves avance, es momento de consultar a un dentista.

 

 

4. Las personas que tienen halitosis generalmente no lo saben

 

Tú puedes oler el aliento de alguien y conocer su intensidad, pero si eres tú quien lo padece, es probable que no lo sepas. Tus sentidos del olfato y del gusto trabajan en conjunto para que te acostumbres a tu propio aliento, incluso si es malo.

 

 

5. El mal aliento en realidad es azufre

 

Cuando las bacterias anaeróbicas descomponen la comida, liberan químicos llamados compuestos de azufre volátiles (VSC, por sus sigles en inglés), que son, en esencia, los malos olores.

 

Si no sabes a qué huele el azufre, debes saber que la mayoría de la gente relaciona su aroma con el de los huevos podridos.

 

 

6. Tienes que eliminar físicamente las bacterias para deshacerse del olor

 

Dado que las bacterias que habitan en tu boca son anaerobias, les gusta esconderse en lugares de difícil acceso para un cepillo de dientes. Estos sitios tienen, por supuesto, menos oxígeno.

 

Las bacterias normalmente se atascan entre los dientes y en las grietas de la lengua, por lo que sólo un buen cepillado y el uso de hilo dental removerán físicamente las bacterias.  

 

Si tienes aparatos dentales también debes limpiarlos bien, incluso si son removibles o no.

 

 

7. El mal aliento también puede ser causado por la saliva

 

La saliva ayuda a limpiar tu boca, pues es como un río que lava y arrastra residuos de comida y bacterias, además ayuda a controlar los compuestos de azufre y neutralizar el mal olor, así que si tienes mal aliento puede ser en realidad un problema con tu saliva o con la cantidad de ésta.

 

Algunas cosas pueden cambiar el flujo salival y pueden secar la boca, como ciertos medicamentos, la radiación y la quimioterapia en pacientes con cáncer, o algunas enfermedades autoinmunes.

 

Así que toma suficiente agua para mantener la boca acuosa, limpia e hidratada durante todo el día.

 

 

8. El aliento matutino es normal

 

Cuando duermes, tu cuerpo se ralentiza, así como tu flujo de saliva. Dado que las bacterias productoras de azufre prosperan en un ambiente seco, suelen salir cuando duermes y es por eso que tu aliento huele mal después de despertar.

 

Obviamente, el aliento de la mañana puede ser peor para unos que para otros, por ello es preciso  siempre cepillarte, usar hilo dental y enjuagarte todas las noches.

 

 

9. Lo que comes puede causarte mal aliento (y no sólo el ajo)

 

Para prevenir el mal aliento hay que comer una dieta equilibrada, con tres comidas al día, y tener un buen equilibrio de proteínas, frutas y verduras. Si tienes mal aliento, puedes identificar los alimentos que te causan problemas y ajustar tu dieta para obtener una mejoría.

 

 

10. El enjuague bucal puede enmascarar el problema y no arreglarlo

 

El enjuague bucal y otras soluciones tópicas pueden ayudar a lavar lo que el cepillo no alcanza, pero nunca deben utilizarse como sustituto de una correcta higiene bucal, porque sólo las cosas mecánicas removerán las bacterias.

 

Y, de hecho, podría empeorar la situación, pues si tu enjuague bucal tiene alcohol, éste hará que la boca se seque aún más, lo que provocará un mejor ambiente para las bacterias.

 

Si usas enjuagues bucales, trata de que éstos sean sin alcohol o antibacterianos, que no resecan la boca y que matan las bacterias que causan mal olor.

 

 

11. El tabaco, el alcohol y el café puede hacer que tu aliento empeore

 

No todo el mundo se ve afectado por el alcohol, el café o los cigarrillos, pero si tienes mal aliento, sólo estarás empeorando la situación. Si un paciente con muy mal aliento fuma medio paquete de cigarros al día o toma alcohol o café varios días a la semana, se ocasionará serios problemas.

 

Ambos secan la boca, además el tabaquismo aumenta el riesgo de enfermedad en las encías y otros problemas orales, que están asociadas con la halitosis, y el café manchará tus dientes.

 

 

12. El azúcar empeorará tu aliento

 

No sólo el azúcar causa caries y hace que se pudran los dientes, también puede ayudar a alimentar a las bacterias que causan el mal aliento. Reducir el consumo de alimentos azucarados y carbohidratos simples te ayudará.

 

 

13. La halitosis puede causar ansiedad o depresión

 

La halitosis puede ser una condición muy desagradable y vergonzosa y es seguro que obtendrás una gran cantidad de reacciones negativas por parte de la gente, lo cual puede orillarte a situaciones como la depresión.

 

Es importante resolver el problema de la halitosis a través de la comprensión de la enfermedad y no con indirectas como ofrecer un chicle que nada solucionará.

 

En realidad el mal aliento, más allá de todo, también es un problema social. Tal vez es incluso una enfermedad social. ¿Por qué? Simplemente por falta de sinceridad, pero sí por muchas burlas.

 

 

14. Con halitosis severas, las soluciones rápidas no van a funcionar

 

Por lo general el mal aliento se soluciona con higiene bucal óptima, pero si tienes halitosis grave, debes consultar un doctor.

 

Recuerda que puede ser un problema más allá de la higiene bucal. El primer paso es ir al dentista, y aunque no es una solución rápida, éste puede evaluar la situación y recetarte tratamientos que te ayuden.

 

El tratamiento suele ser no invasivo y puede incluir sesiones de limpieza o enjuagues recetados y pasta dental para eliminar todas las bacterias difíciles de la boca.

 

 

Fuente: Dinero en Imagen

ETIQUETAS:
ESPECIALIDADES:

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?