Logo Portal Odontólogos
Sección Pacientes

Cepillado de dientes: las 3 razones por las que nunca debes saltártelo

Publicado el: 04 de Junio de 2015

 

Todos sabemos que el cepillado de dientes es necesario. Afortunadamente nos lo han inculcado desde pequeños, aunque en la práctica diaria algunos lo hayamos asimilado mejor que otros… Una buena higiene bucodental mantiene saludable nuestra boca –y el resto del cuerpo–, pero ¿qué es lo que realmente estamos haciendo al cepillarnos los dientes? Te contamos los 3 objetivos que cumplimos en el cepillado de dientes y las razones por las que nunca debes saltártelo.

 

 

1.       Eliminar la placa bacteriana

 

La placa bacteriana o biofilm oral es una acumulación de microorganismos en la superficie dental que puede hacer que enfermen nuestras encías (gingivitis y periodontitis) si no la eliminamos a tiempo. No podemos prevenir su formación, por eso debemos retirarla cada día con el cepillado de dientes y el uso de hilo dental o cepillos interproximales. De lo contrario, nuestras encías sufrirían un proceso infeccioso que podría destruir el hueso que sujeta nuestras piezas dentales, por lo que terminaríamos perdiéndolas.

 

 

2.       Eliminar restos de alimentos

 

El segundo objetivo del cepillado de dientes es eliminar los restos alimenticios para, así, prevenir la caries dental. Estos restos se descomponen creando en nuestra boca un ambiente ácido que desmineraliza los dientes y hace que se debilite su esmalte. Si no nos cepilláramos, el esmalte, la sustancia más dura de nuestro cuerpo, se debilitaría y no podría protegernos frente a la caries.

 

 

3.       Aportar un valor añadido mediante el dentífrico o colutorio

 

El tercer objetivo del cepillado de dientes es aportarle a nuestra salud bucodental una protección extra. Aunque la pasta de dientes y el colutorio no son estrictamente necesarios para mantener una boca sana, sí pueden sernos muy útiles para administrar ciertas sustancias beneficiosas, como flúor, que hace nuestros dientes más resistentes frente a la caries; antisépticos para controlar el biofilm bacteriano (triclosán, clorhexidina, aceites esenciales, hexetidina…); agentes para reducir la sensibilidad dentaria (nitrato potásico, cloruro de estroncio); aloe vera, que parece tener (no existen evidencias científicas) algún poder antiinflamatorio…

 

Estos son los tres objetivos principales del cepillado de dientes. La mejor forma de cumplirlos de forma efectiva dependerá de nuestra técnica de higiene, de cómo lo hagamos, y no tanto de la frecuencia (como regla general, con dos cepillados al día de dos minutos es suficiente). Como siempre, pide ayuda a tu dentista. Él sabrá orientarte y darte los consejos que mejor se ajusten a tus particularidades.

 

 

Fuente: Bucca Sana

ETIQUETAS:
ESPECIALIDADES:

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?