Logo Portal Odontólogos
Sección Pacientes

Candidiasis, mucho más que una molestia oral

Publicado el: 09 de Septiembre de 2014

La candidiasis bucal es bastante frecuente en niños


La candidiasis oral es una infección provocada por el crecimiento excesivo de un hongo llamado Candida albicans. Este microorganismo es bastante común y suele aparecer en la flora bucal de muchas personas. Sin embargo, cuando hay un crecimiento desproporcional del hongo, la enfermedad puede aparecer.


La candidiasis bucal es bastante frecuente en niños pequeños. De hecho, la mayoría de las personas tiene de forma natural este hongo en la boca y en el tubo digestivo, siendo controlado por el sistema inmunitario, cuando está debilitado por alguna causa, las probabilidades de que el hongo prolifere son mayores.


Los síntomas de la candidiasis oral aparecen en forma de lesiones en la boca y en la lengua de aspecto aterciopelado y color blanquecino. Debajo de estas heridas está el tejido enrojecido que puede sangrar con facilidad. Estas lesiones pueden ir aumentando tanto en número como en tamaño.


Aunque esta es una enfermedad bastante común, algunos factores pueden incrementar las probabilidades de padecer candidiasis bucal, como la mala salud en general, el SIDA, recibir quimioterapia o medicamentos que inhiban el sistema inmunitario; y tomar esteroides.


Tomar altas dosis de antibióticos durante mucho tiempo también incrementa el riesgo de candidiasis oral. Los antibióticos destruyen algunas de las bacterias saludables que ayudan a impedir que este hongo prolifere demasiado.


Las personas con prótesis dentales mal ajustadas también son más susceptibles a enfermarse, pues esto deja la boca más propensa a altas concentraciones de bacterias y hongos.


La candidiasis bucal es una enfermedad que suele solucionarse sola en el plazo máximo de unas dos semanas. Así que en la mayoría de las veces no es necesario un tratamiento específico. De todos modos, se pueden seguir ciertas recomendaciones que ayudan a combatir la infección, como usar un cepillo de dientes suave y enjuagarse la boca con una solución de agua oxigenada diluida al 3% varias veces al día.


En los casos más graves –casi siempre debido a un sistema inmunitario debilitado–, además de prosperar con más rapidez la infección, pueden aparecer complicaciones, diseminándose la cándida por el cuerpo y provocando otras afecciones, como la meningitis, la esofagitis o la endocarditis. En estas situaciones, se debe acudir a un experto para saber cuál es el tratamiento específico. 

 


Fuente: Terra México

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?