Logo DentaTips
Sección Pacientes

Después de la extracción dental hay que cuidarse en casa

Publicado el: 30 de Junio de 2014

Cualquier intervención quirúrgica requiere cuidados postoperatorios. En un hospital responsabilizamos a los profesionales por los cuidados que nos dan o nos dejan de dar, en este caso los cuidados los vas a hacer tú, responsabilízate y hazlo mejor que un profesional, mira por tu boca.


Aún sentado en el sillón dental


Comprobación de daños


Después de la extracción dental el dentista comprueba con atención que la muela esté completamente íntegra, que no se haya fracturado una de las raíces, una porción de la raíz o un pequeño ápice radicular que se haya quedado dentro, de ser así debe ser eliminado.


El dentista comprueba la integridad de las paredes alveolares y si hay algún resto de esquirlas óseas que puedan haberse desprendido y caído dentro del alvéolo vacío, que con la sangre cuesta verlo. También puede haberse desprendido un trocito de empaste (si la muela estaba restaurada), un trocito de muela rota o incluso sarro de la propia muela.


Minimizar los daños


Curetea el alvéolo para limpiar las paredes de restos de tejidos inflamados (tejido de granulación), focos infecciosos apicales, etc…; A esto se le llama “La toilette de la herida”.


A veces hay que apretar con los dedos los bordes del alvéolo, porque después de la extracción está dilatado. Y comprobar la integridad de la encía haciendo que ésta cubra por completo el hueso. Puede incluso tener que limar puntas óseas, que al cicatrizar aparecen y pinchan si se aprieta la encía con el dedo, duelen si se pone encima una prótesis removible; A esto se le llama “regularización ósea”.


Después hay que asegurarse que el alvéolo tenga sangre cubriendo las paredes óseas, si no es así hay que curetear hasta que se llene de sangre, como un vaso, esperar un rato si es necesario. Que el paciente se vaya con el alvéolo lleno de sangre y suturado es una garantía.

 

 

Pronóstico

Si se usó mucha anestesia con adrenalina y el hueso es muy denso puede que no sangre, eso es malo, lo ideal es conseguir que sangre y dar dos puntos de sutura o más. El objetivo es lograr un buen coágulo sanguíneo para facilitar la curación lo antes posible e inmovilizarlo con suturas, el coágulo debe ser un tapón sólido para el alvéolo, por eso conviene inmovilizarlo por 24 horas con sutura y mordiendo una gasa también.


Tarda 24 horas en formarse un coágulo firme que impida el sangrado y permita iniciar la cicatrización. La sangre contiene las células necesarias para la restitución de la integridad. El coágulo es la mejor protección para esa herida. La sangre es la vida, no le tengas tanta repulsión. Yo utilizo siempre sutura reabsorbible; los puntos se caen solos en 7 días.


Saliendo del dentista y derechito para el sofá de casa


Al salir del dentista muchas veces ha ocurrido (y espero que ya no ocurra en ninguna parte del mundo) que se podía encontrar sangre o algodones con sangre en la entrada o escaleras del dentista. Esto es totalmente inaceptable.

Para cuidar ese coágulo fresco, y que no se mueva ni se infecte, hay que respetar y seguir unas normas muy antiguas y hasta famosas.


Cuidados postoperatorios después de la extracción dental


1. Si se ha colocado sobre la herida una gasa compresiva, morder sobre ella durante una hora, luego retirarla. Si sangrara aún, colocar otra repitiendo lo anterior. Muerde la gasa, no hables, muerde. Traga la saliva, no escupas. No te enjuagues. Cuanto más enjuagas más te va a sangrar, no para. Puedes limpiar la sangre-saliva con una gasa estéril metiéndola en la boca y absorbiendo como si fuera un paño de cocina, luego muerdes una gasa estéril haciendo un rollito con ella. Siéntate, no deambules. Relájate, no estés pensando en hacer otras cosas ahora. Muerde la gasa y traga la saliva.


2. Cuando llegues a casa, conviene guardar reposo entre las primeras 12 y 24 horas, con la cabeza en alto. No acostarse. Sentado es mejor. Poner una almohada debajo del colchón, para levantar la cabeza, cuando se va a dormir.


3. No toques, no mires la herida, no te enjuagues, no le hagas nada por el plazo de 24 a 36 horas. Transcurridas 24 horas (y siempre que no sangre) debes enjuagarte con medio vaso de agua bien caliente con bicarbonato de sodio (de venta en farmacia). Enjuágate cada 3 o 4 horas durante un mínimo de un minuto cada vez. Si la extracción fue hecha en un sector muy posterior de la boca, hazte también gárgaras.


4. Debes limpiarte la herida después de cada comida, utilizando una pinza de depilar con una bola de algodón gordita, humedecida en agua oxigenada para heridas, (10 volúmenes). Topicar, encharcar y limpiar con Agua Oxigenada 10 Volúmenes los bordes e interior de la herida durante 30 segundos. Enjuagar de inmediato con agua bien caliente con una cucharilla al ras de bicarbonato de Sodio. Repite ésto sobre todo antes de acostarte y después del desayuno. Puedes hacerlo 4 o 5 veces al día. Pero siempre que ya no sangre y hayan pasado al menos unas 24 horas. Esto debes repetirlo todos los días durante al menos 7 a 10 días, o más si lo estimas necesario.


5. Se recomienda no fumar en las primeras 24 horas, irrita la herida, demora la cicatrización e incluso puede facilitar el sangrado.


6. Evitar tomar cosas demasiado calientes (café, sopa, etc.) durante las primeras 24 horas, el calor facilita la hemorragia. Reemplázalos por alimentos tibios y fáciles de masticar y tragar.


7. No desarrolles actividades que requieran esfuerzo físico, ni practiques deportes en la primer semana.Podría producirse inflamación con hinchazón violenta de la zona (celulitis) y más dolor y además hemorragia. Tampoco practiques relaciones sexuales activas en los primeros 3 días, por eso del esfuerzo…


8. No te expongas al calor ni al sol. Facilita la inflamación y el dolor (playa-sol, estufas, cocinas, planchas, ambientes muy calientes, etc.).


9. Después de la anestesia, (que dura un poco más de 3 horas) si sientes dolor, puedes tomar un “Ibuprofeno” 600 mg cada 6 u 8 horas, siempre con abundante líquido, o el medicamento recetado a tal fin.


10. Si tuvieras hemorragia por no seguir estas recomendaciones límpiate con gasa estéril la sangre y la saliva de toda la boca (no te pongas a escupir y enjuagar, que es peor), y coloca una gasa comprimiendo la zona y mordiendo constantemente 1 hora sin hablar. Muerde, no hables. Repite las recomendaciones anteriores. Normalmente esto es suficiente, y quédate sentado.


11. Transcurridas 24 a 36 horas de la extracción, y que ya no sangre nada, debes continuar con la higiene habitual, cepillado y cinta dental en el resto de la boca. Ahora ya deberías hacer enjuagues con agua bien caliente con una cucharilla de bicarbonato de sodio varias veces al día. No uses el agua oxigenada pura como enjuague repetitivo, irrita las mucosas y sobre todo la lengua. Solo se usa un ungüento por 10 segundos sobre la herida y luego aclarar con agua caliente/bicarbonato.


 

Fuente: Dr. Juan Balboa

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?