Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

Diferencias entre implantes y dientes naturales

Publicado el: 23 de Febrero de 2018

Diferencias entre implantes y dientes naturales

El avance más importante de la implantología se origina a partir del conocimiento de los fenómenos biológicos de la osteointegración. Ha supuesto la posibilidad de establecer y mantener una unión rígida que puede soportar estructuras protésicas con éxito, clínicamente asintomáticas y a largo plazo.

En sus inicios, el tratamiento con implantes dentales fue concebido, fundamentalmente, para la rehabilitación de pacientes con edentulismo total. Hoy en día, las múltiples aplicaciones de la técnica han creado situaciones terapéuticas muy diversas y complejas que requieren una gran preparación y conocimiento.

Las diferencias entre implantes y dientes son evidentes y fácilmente observables con la mera observación de los mismos. A continuación, enumeraremos algunas:

  • Composición:

Los dientes están compuestos por una estructura orgánica similar al hueso, compuesta una parte dura y otra blanda. La parte dura la forman del esmalte, la dentina y el cemento. La parte blanda está formada por la pulpa dentaria. Los tres componentes duros presentan comportamientos biomecánicos diferentes transfiriendo sus características al conjunto del diente. Este comportamiento varía según se trate de un diente vital o un diente endodonciado.

Los implantes suelen tener un solo componente, normalmente titanio, y la aleación del mismo sufre distintas variaciones según el fabricante. Estas pequeñas variaciones confieren comportamientos mecánicos diferentes.

 

  • Estructura:

Los dientes presentan una estructura en bloque, a menos que no estén restaurados con postes o reconstrucciones. Los implantes, suelen presentar, tres partes. El implante propiamente dicho, intraóseo, el pilar que conecta a través de la encía con el exterior y la corona. Ello implica la existencia de conexiones entre cada uno de los componentes.

 

  • La unión con el hueso:

En el caso del diente, existe un elemento amortiguador que es el ligamento periodontal. El diente se encuentra suspendido a través de este ligamento. Le confiere un carácter resiliente ante las fuerzas oclusales, de modo que puede compensar el estrés oclusal mediante pequeños movimientos que se han cifrado entre las 80-140 micras en sentido horizontal y entre 30-90 micras verticalmente dependiendo de si el diente es un incisivo o un molar ante fuerzas masticatorias fisiológicas. Su comportamiento variará dependiendo de factores como el largo, ancho y la anatomía de su raíz.

El implante carece de ligamento periodontal y gracias a la osteointegración se encuentra unido rígidamente con el hueso que lo soporta. Su capacidad de amortiguación dependerá únicamente de la elasticidad del hueso que lo soporta. Pero, a diferencia del diente, el implante no tiene la posibilidad de movimiento con respecto al hueso. Así, la elasticidad del hueso solo le permite una movilidad máxima de 25 micras dependiendo de si es en mandíbula o en maxilar superior, la edad del paciente, la dirección de la fuerza y la longitud del implante.

Si comparamos la acción de una fuerza en un diente y en un implante podemos ver que en el primer caso hay un incremento rápido de la movilidad con respecto a la fuerza hasta que se alcanza el límite potencial de movilidad que el permite el ligamento periodontal. En este punto, la elasticidad del hueso permite que haya más movimiento hasta que finalmente se llega a la fractura. En el caso de un implante la movilidad aumenta de forma constante en relación a la fuerza hasta que se llega a la fractura.

Así pues, la respuesta biomecánica es totalmente diferente, por lo que, cuando se combinan dientes e implantes, debemos tomar precauciones para compensar esta desarmonía.

 

Santiago Pasquín es experto de Knotgroup Dental Institute (KDI). Este Instituto de Investigación e Innovación Odontológica trabaja para promover la educación dental y la innovación en el campo de la odontología e invierte en el desarrollo de cursos de odontología de calidad y en la incorporación de expertos en cada una de sus áreas.

 

 

 

 

 

Autor: Santiago Pasquín

Fuente: Knotgroup Dental Institute

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?