Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

La mirada del paciente edéntulo

Publicado el: 08 de Octubre de 2013

La mirada del paciente edéntulo


La Facultad de Odontología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), es uno de los mayores centros de formación y atención sanitaria del mundo. Más de 3.000 estudiantes de grado y 300 de postgrado estudian en la misma, que cuenta con 900 unidades dentales donde atiende a cientos de personas a diario.


La magnitud de la institución no ha mermado la calidad del currículo, del profesorado ni de la atención, que son ejemplos en toda América Latina. De hecho, el alto volumen de pacientes que recibe hace que tanto profesores como alumnos tengan una experiencia única, ya que tratan los casos más difíciles de personas que, muchas veces, cuentan con pocos recursos.


Uno de los nuevos centros docentes de la facultad es el programa de postgrado en implantología, cuyo nombre oficial es Curso de Alta Especialización en Implantología Oral, Quirúrgica y Protésica de la División de Estudios de Posgrado de la UNAM.


El Coordinador del programa es el Dr. Mario Rodríguez-Tizcareño, que recientemente dio una conferencia durante el Simposio de la Academia Latinoamericana de Oseointegración (LAODI) en Miami.


Rodríguez-Tizcareño, que publica en el número de octubre de 2013 de Dental Tribune Latinoamérica un artículo titulado "Principios de la planificación digital en implantología oral", dictó en Miami una conferencia sobre "Restauración del paciente totalmente edéntulo con reabsorción several de los maxilares".


El especialista explicó los criterios y protocolos para este tipo de restauraciones, pero a esta experiencia clínica le agregó una interesante descripción del componente psicológico y emocional que requiere tratar a personas sin dientes.


"La pérdida de los dientes implica un componente emocional, por lo que hay que tratar a los pacientes de forma adecuada", afirma Rodríguez-Tizcareño. "Sobre todo, me centré en la filosofía que manejamos en la UNAM en cuanto a recepción de pacientes, diseño de los planes de tratamiento, el tratamiento en sí y su mantenimiento".


La parte emocional consiste más que todo en entender la problemática del paciente, entender y determinar por qué acude a ti, continúa el coordinador del postgrado.

"Un paciente edéntulo es un paciente que tiene problemas emocionales, que hasta cierto punto está desesperado porque utiliza dentadura o los dientes que tiene se le mueven y su problema estético hace que se retraiga mucho", asegura.


Por lo tanto, es necesario realizar una restauración no sólo clínica, sino también de la autoestima del paciente.


"Este tipo de cosas por lo general no te lo enseñan en la escuela", continúa. "Yo tenía un profesor que me decía que lo más importante era ver la mirada al paciente, porque es algo que dice mucho: hay miradas melancólicas o de que parece que no le importa mucho su situación, aunque sabes que por dentro está deseando tener dientes para poder restaurar su vida, poder comer sin problemas, reírse y rehacer su vida social".


Rodríguez-Tizcareño considera que estar consciente del componente emocional es fundamental a la hora de planificar una rehabilitación con implantes, si bien reconoce que la mayoría de los profesionales no tiene conocimientos psicológicos para explorar esta faceta de sus pacientes.

El implantólogo mexicano tiene una gran ventaja que le viene de su familia: "El gran éxito de mi madre como odontóloga se debió a que se ponía a platicar con los pacientes y muchos de ellos regresaban a sus citas de mantenimiento sólo para seguir hablando", cuenta.


"Esto te sensibiliza porque aprendes a escuchar a tus pacientes y, lo más importante: a llegar a un consenso entre lo que el paciente quiere y el tratamiento que le ofreces". Rodríguez-Tizcareño es tajante: para llegar a ese consenso hay que dialogar con el paciente, no simplemente tomarle una foto, hacer la historia clínica y tomarle impresiones.


Casos límite

El especialista agrega que, además, muchos pacientes acuden a la UNAM pensando que el tratamiento es gratuito, lo cual no es así, por lo que llegar a este consenso entre lo deseado y lo posible suele ser un reto, especialmente tratándose de implantes que son caros y de una facultad con un gran volumen de pacientes.


En LAODI, por ejemplo, Rodríguez-Tizcareño presentó un caso que visto clínicamente es una cosa, pero que cuando se analiza su entorno es completamente diferente. "El caso era de una joven de 21 años que acude a la universidad y se notaba que está desesperada porque no tenía recursos. El diagnóstico era la extracción de todos los dientes, lo cual es una situación límite para cualquier persona".


Afortunadamente, el especialista consiguió el respaldo de casas comerciales para realizar el caso, pero subraya que en la UNAM a veces se tiene que enfrentar a pacientes desesperados de bajos recursos.


"Se trata de retos que es difícil ver en la consulta", agrega, "y que te empujan a ponerte en los zapatos de tu paciente para resolverlos". Rodríguez-Tizcareño enfatiza que la falta de recursos no significa un tratamiento de baja calidad, si bien tiene limitaciones.


El especialista cuenta que en 1990 varios profesores formaron el Departamento de Implantología de la UNAM, que un año después de consolidó como un diplomado, que "exigía como requisito de ingreso una especialidad y, a parte, era de tiempo completo". Es decir, lo opuesto de muchos diplomados de uno o dos días al mes, detrás de los cuales muchas veces hay intereses comerciales.


"El programa estuvo así hasta 2011, cuando por iniciativa del Maestro Arturo Fernández-Pedrero se constituyó el primer Programa de Alta Especialización en Implantología", explica. "Los diplomados continúan abiertos a la comunidad, pero están dirigidos a especialistas y son programas de alta calidad y menor tiempo presencial que los de Alta Especialización".


Las instalaciones fueron totalmente renovadas en agosto de este año, por lo que ahora cuenta con nuevos equipos, mobiliario y clínica. "Es una clínica muy bonita, muy funcional y que brinda todo lo necesario a los estudiantes: equipos de prótesis, insumos quirúrgicos, instalaciones de alto nivel", explica.


Los interesados en los cursos de implantología de UNAM están invitados a asistir al 4° Congreso Internacional de Implantología UNAM ICOI, que tendrá lugar en Ciudad de México el 21 y 22 de noviembre y donde participarán reconocidas figuras como Sergio Cacciacane, Lyndon Cooper, Carl Drago, Patricio Dutrey, Pablo Galindo, Scott Ganz, David Troncoso y Milko Villarroel.


"Cada dos años hacemos un congreso conjuntamente con ICOI, que es un foro de implantología tanto para la comunidad, como para estudiantes y profesores, donde dictan referentes de la especialidad y de sus universidades. Es un ambiente ideal para ver y conocer a lo mejor de la implantología mundial", concluye Rodríguez-Tizcareño.

 

 

Fuente: Dental Tribune

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?