Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

Tratamiento de procesos periapicales con hidróxido de calcio en alta concentración

Publicado el: 25 de Enero de 2019


Las pruebas realizadas por los autores indican que el hidróxido de calcio en alta concentración produce un prolongado efecto antimicrobiano que ayuda a tratar efectivamente procesos peripicales en el conducto radicular.  


Cuando los mecanismos de defensa de la pulpa dentaria claudican, es necesario instaurar una terapéutica endodóntica adecuada para controlar los efectos negativos y nocivos de los microrganismos y sus toxinas, eliminando los restos pulpares necróticos y/o contaminados.


La preparación quirúrgica debe combinarse con una acción medicamentosa efectiva intrarradicular y general.


En los procesos periapicales se produce la claudicación del tejido pulpar, a través de traumatismos, microorganismos o citotoxicidad, lo cual conlleva a la lisis de la pulpa y a un tejido infectado que da lugar a la necrosis y/o gangrena por endotoxinas, generando una paradentitis apical aguda o crónica.


Las endotoxinas son sustancias liberadas por la lisis de las paredes celulares de las bacterias, principalmente por microorganismos Gram- y Gram+; la salida de las toxinas bacterianas generan la irritación periapical1.


Los requerimientos necesarios para lograr una cicatrización periapical bioactiva e inducida en los dientes con procesos periapicales serían: a) preparación biomecánica; b) desinfección del sistema de conductos radiculares con soluciones irrigadoras; c) tratamiento intermedio medicamentoso con reemplazo del hidróxido de calcio cada treinta días, hasta lograr la reparación periapical; d) obturación definitiva2-5.


Se han usado gran variedad de sustancias antibacterianas como medicación transitoria para el tratamiento de procesos periapicales como: pastas que contenían eugenol, paramonoclorofenol alcanforado, formocresol, penicilina, estreptomicina, corticoides e hidróxido de calcio. Todas estos tratamientos que cuando fueron aplicados en los conductos radiculares infectados, propendían a la inhibición del desarrollo microbiano, siendo el hidróxido de calcio, por sus propiedades bactericidas y bacteriostáticas, su capacidad osteogénica y su buena tolerancia biológica el más usado6.


Existen materiales bioactivos fundamentados en hidróxido de calcio en alta concentración. Provistos como una pasta lista para usar, en jeringas herméticas de aplicación directa.


Las jeringas herméticas eliminan el riesgo de incorporar aire en el hidróxido de calcio, convirtiendo el material en carbonato de calcio que se utiliza como antiácido, pero no para producir la acción antimicrobiana que es de esperar en endodoncia.


Están indicados como aislamiento dentinopulpar en cavidades profundas en dientes primarios, permanentes jóvenes y adultos; como sellador dentinopulpar ante heridas pulpares directas accidentales; como tratamiento de necrosis y gangrenas pulpares y para procesos periapicales.


Material bioactivo
¿Qué es un material bioactivo? El concepto fue estudiado por primera vez en 1971, definiéndose la bioactividad como: un material que provoca una respuesta biológica específica en la interfaz y que da lugar a la formación de un enlace entre los tejidos. Desde entonces, el área de materiales bioactivos se ha expandido asombrosamente en odontología7.


En la clínica diaria, uno de los primeros materiales bioactivos utilizados fue el hidróxido de calcio Ca (OH)2 desde 1920, que se disocia en iones de calcio e hidroxilo; los iones de calcio aminoran la permeabilidad capilar, disminuyendo el flujo de fluido dentinario y reducen los niveles de pirofosfatos inhibidores de la mineralización. Los iones de hidroxilo sostienen niveles óptimos de pH para aumentar la actividad de la fosfatasa alcalina, proporcionando un mayor nivel de pirofosfatasa subordinada al calcio, lo que disminuye los niveles de pirofosfatos inhibidores e induce la remineralización8.


Los materiales bioactivos actuales se fundamentan en la química de los cementos de ionómero de vidrio, que tienen la capacidad de inhibir a las metaloproteinasas MMPs zinc-dependientes, en las interfaces9.


 


Fuente: Dental Tribune

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?