Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

Cómo mejorar la imagen de los odontólogos ante los niños

Publicado el: 22 de Marzo de 2018

Cómo mejorar la imagen de los odontólogos ante los niños

 

Existen situaciones o figuras que se convierten en una especie de mito de la cultura popular por lo que representan, incluso si la forma en la que se les ve no es siempre real o acertada.

 

El/la dentista es una de estas figuras, pues representa, especialmente en los niños, un momento traumatizante y doloroso, y por lo tanto aterrador; por lo cual casi ningún niño recibirá muy bien la noticia de que debe ir al dentista.

 

Pero este miedo a ir al dentista de los niños, y de algunos adultos probablemente tiene algo que ver con la percepción negativa del consultorio odontológico en la cultura popular, siendo ir al dentista una situación recurrente incluso en caricaturas.

 

¿Por qué son tan temidos?

El/la dentista y su consultorio pueden ser muy intimidantes, porque en la consulta odontológica debemos permanecer acostados y tranquilos, mientras que el/la experto/a chequea o trata nuestra boca y nuestros dientes.

 

Pero esto definitivamente no es algo aterrador por sí solo, pues como mucho, estar en esa posición podría ser un poco incómodo, pero cosas como el dolor casi nunca están presentes, y en muchos casos, lo que se intenta hacer es eliminar el dolor.

 

Sin embargo, cosas como los instrumentos usados por los profesionales de la salud dental no dejan de ser temidos por muchas personas, y esto podría ser por la forma en la que estos lucen.

 

Ver los instrumentos que el/la dentista estará usando en nuestra boca puede ser algo aterrador, especialmente si es la primera vez, y más aún con nombres como “el taladro”, o la forma en la que son mostrados algunas veces en la televisión y el cine.

 

Algunas formas de mejorar la reputación del dentista entre los niños

    • El taladro

Es posible que “taladro” pueda ser un buen nombre para este instrumento por su forma y el sonido que emite; pero también hace increíblemente aterrador para alguna persona que nunca ha ido antes a una consulta odontológica.

 

Pero este pequeño y temido aparato no debería ser la causa de tanto miedo, porque simplemente no produce ninguna clase de dolor (podría causar alguna pequeña molestia), y lo que hace es lanzar agua con presión para ayudar a limpiar nuestras encías.

 

Sin embargo, la televisión se ha aprovechado de la ambigüedad de este nombre para crear algunas situaciones graciosas en el dentista, pero que pueden afectar negativamente la percepción de los niños sobre el/la odontólogo/a.

 

Además, otros instrumentos podrían lucir aterradores, por su forma punzante, haciendo que algunas personas crean que se producirá dolor con estas, cuando no es así. Por ello es importante explicar a los niños lo que estos instrumentos realmente hacen.

 

    • La forma en la que los papás hablan de sus visitas al dentista

Si no asistimos periódicamente al dentista, es posible tener complicaciones, y necesitar algún tratamiento o procedimiento más complicado e incómodo que un simple chequeo o curar una caries.

 

En estos casos, muchos padres podrían quejarse o comunicar cuanto les molestó o dolió el tratamiento estando cerca de sus hijos, y que por lo tanto estos comiencen a pensar que cada visita al/a la odontólogo/a será igual a dolor.

 

No se trata de mentirles a los niños, sino de explicarles que no todas las visitas al dentista son dolorosas, y que si van periódicamente a consulta, probablemente no tendrán pasar por estos procedimientos más complicados.

 

    • Jugar al dentista de una forma más real

Como niños, y también como padres, es normal jugar a hacer roles de adultos, especialmente aquellos trabajos que parecen ser más predominantes en la vida, como áreas de la salud, ser policía o reparar cosas.

 

Así, jugar a ser dentista, o un(a) paciente que va a consulta odontológica es algo bastante común, y existen diversos juguetes comúnmente dados a niños, para que se familiaricen con la odontología.

 

Pero cuando juegas con niños al dentista, asegúrate de no reforzar la imagen aterradora de los dentistas y de sus instrumentos, sino de hacer una consulta más real, que les deje saber que no hay nada que temer.

 

    • Llévalos periódicamente a la consulta odontológica

Algunos niños van por primera vez al dentista tras varios años de refuerzo negativo a su percepción de la consulta odontológica y que crean que su primera visita al dentista será muy dolorosa.

 

Además, si son llevados periódicamente a la consulta, y asegurándose de que tienen buenos hábitos de limpieza oral, es muy probable que no requieran algo más de una limpieza y su boca y dientes permanecerán sanos.

Autor: Edith Gómez

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?