Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

Extraen células madre de terceros molares

Publicado el: 23 de Octubre de 2017

 

celula madre

Pocos descubrimientos ofrecen la promesa de expandir las opciones de tratamiento como las células madre. Ahora, un grupo de investigadores ha desarrollado un nuevo método para extraer pulpa de la raíz del diente que cuadruplica el número de células madre que se pueden cultivar para tratar una variedad de condiciones médicas.

Milagrosamente capaces de actuar recreando o transformándose en una variedad de tipos de células dentro de los organismos, las células madre ofrecen la esperanza de nuevas y más efectivas terapias contra una serie de enfermedades crónicas. Y encontrarlas es sorprendentemente fácil.

Las células madre se pueden extraer de casi cualquier tejido vivo, comentó el Prof. James Mah, Director del Programa de Educación Avanzada en Ortodoncia de la Universidad de Nevada, en Las Vegas (UNLV). De hecho, las células madre incluso se pueden encontrar en los tejidos de un difunto. Sin embargo, hay un problema: Obtener suficientes para trabajar y mantenerlas viables hasta que sea necesario, explicó Mah.

Junto con el Prof. Karl Kingsley, Director de Investigación Estudiantil de UNLV, y algunos estudiantes de odontología, Mah decidió asumir este reto y desarrolló un nuevo método para extraer un gran número de células madre que podrían preservar de una fuente sorprendentemente abundante: terceros molares

Cada vez son más los adultos, aproximadamente 5 millones en todo el país, a los que se les extirpan las muelas del juicio o terceros molares, dijo Kingsley. La extracción de los dientes es relativamente común entre los pacientes que se someten a tratamientos de ortodoncia. Y la mayoría de estos dientes están sanos, y contienen pulpa de la raíz dental, lo cual ofrece la oportunidad de reproducir células que han sido dañadas o destruidas por lesiones o enfermedades.

Recuperar células de la pulpa de la raíz del diente fue una tarea difícil, manifestó Mah. Happy Ghag, entonces estudiante de odontología que trabajaba con Mah y Kingsley en el proyecto, se acercó a los ingenieros mecánicos de UNLV, el Dr. Mohamed Trabia y al Prof. Brendan OToole para analizar el análisis de fracturas. Juntos, inventaron un dispositivo que rompe los dientes por la mitad con una tasa de éxito del 100 por ciento.

Después de haber resuelto el desafío de acceder a la pulpa de la raíz, los investigadores trataron de determinar cuántas células madre viables podían recuperarse de los dientes fracturados. Con este fin, Mah y Kingsley tiñeron 31 muestras de pulpa de dientes fracturados para resaltar las células madre viables que contenían los dientes. Las células muertas se volvían azules cuando se exponían al colorante y las células vivas apareceían claras. Bajo el microscopio, el 80 por ciento de las células extraídas permanecieron claras después de la introducción del tinte. Las tasas promedio de recuperación de pulpa que emplean métodos de extracción comunes (como la fractura y la perforación) llegan a alrededor del 20 por ciento, según Mah.

Decir que los resultados de las pruebas fueron prometedores es un eufemismo, dijo Mah. Nos dimos cuenta de que habíamos inventado un proceso de extracción que produjo cuatro veces la tasa de éxito de la recuperación de células madre viables. La aplicación potencial es enorme.

Luego, el equipo aisló las células madre del resto de la pulpa de la raíz. Los investigadores recolectaron células de la pulpa y las cultivaron en un tubo de ensayo. Una vez que las células cubrieron el tubo, dividieron la cultura por la mitad y repitieron el proceso entre 10 y 20 veces. Normalmente, las células del cuerpo mueren después de diez repeticiones o pasajes, mientras que las células madre pueden replicarse indefinidamente, según Kingsley. Al final del cultivo, todas las células que no tenían células habían expirado. Kingsley capturó las células madre restantes y recogió su ARN, que se convierte en proteínas que a su vez se convierten en biomarcadores que su equipo podría usar para caracterizar cada tipo de célula madre y su respectiva tasa de replicación.

Kingsley indicó que el siguiente paso lógico en esta investigación sería probar células madre en humanos para tratar enfermedades crónicas como el Alzheimer o Parkinson. Añadió que la tarea posterior del equipo de investigación consistirá en recolectar y almacenar las células madre para que puedan usarse cuando sea necesario.

Este trabajo es parte de un cambio de paradigma, dijo Mah. Nuestro proceso de fracturación podría acelerar el proceso de recolección y criogénesis, preservando así un alto número de células madre para promover la investigación sobre cómo el uso de estas células puede ayudar a curar y potencialmente curar enfermedades.

Fuente: Dental Tribune

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?