Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

Éxito personal: hábitos diarios para conseguirlo

Publicado el: 17 de Julio de 2017

 

Alcanzar el éxito personal puede parecer una incógnita para muchos, y aunque algunos afortunados están predestinados a disfrutarlo cada día, la mayoría de la gente sólo se limita a ser un espectador del éxito de los demás. Para aquellos que quieran romper con esa barrera, la buena noticia es que, más allá de la suerte y la genética de cada persona, podemos avanzar hacia el éxito personal aprendiendo ciertos comportamientos y hábitos que nos beneficiarán significativamente.

 

Especialistas en el tema han llegado a la conclusión de que, al parecer, la fórmula de las personas exitosas va más allá de su experiencia profesional o su preparación académica, o de la habilidad que emplean para hacer negocios o desarrollar ideas. El denominador común de todas las personas exitosas se relaciona con sus hábitos y conductas, como también en el uso de la inteligencia emocional en todas sus acciones.

 

Los hábitos necesarios no requieren de enormes esfuerzos o cambios radicales, sino por el contrario de aplicar pequeños ajustes a las rutinas diarias que nos darán enormes beneficios a lo largo del tiempo. El simple ejercicio de seguir la trayectoria de una persona exitosa que respetemos, nos permite acercarnos a entender cómo funcionan estos cambios que comienzan con los hábitos diarios. Los buenos hábitos nos ayudan a crear un modelo de vida llena de acción y logros.

 

Algunos de los hábitos efectivos que las personas exitosas utilizan en su vida diaria se describen a continuación:

 

1. Objetivos claros y alcanzables:

La conquista del éxito no debe interpretarse como llegar a un destino, sino que debe tomarse como un modo de vida al cual uno debe abocarse a diario. Esto quiere decir que cada día debemos tener claro cuál o cuáles son los objetivos que debemos cumplir y trabajar concienzudamente sobre ellos sin distracciones.

 

2. Organización y planeamiento:

La gente más exitosa es sabia a la hora de organizarse, planificar sus actividades y de gestionar su tiempo de manera eficiente. Saben que estas habilidades son claves para alcanzar sus objetivos y no dudan en emplear su mayor potencial para ajustar estas necesidades esenciales. Planean su día de antemano con objetivos y planes claros. Realizan todas sus tareas más allá de que les resulten incómodas.

 

3. Autoestima al 100%:

Son conscientes de sí mismos, no dudan de su personalidad, tienen una visión clara de quiénes son y qué quieren y conocen a fondo sus fortalezas y debilidades. Las personas exitosas conocen y no dudan sobre cuáles son sus responsabilidades, roles e identidad que poseen. Saben enfocarse en sus fortalezas y desde allí desarrollan sus habilidades según lo necesiten.

 

4. Autodisciplina y constancia:

Estas dos habilidades son también fundamentales para cualquier persona que busque ser exitosa en sus tareas. Mantener la disciplina en nuestras acciones y tareas, más allá de lo agradable que nos resulte, es una muestra de una fuerte autodisciplina, habilidad que nos permite disfrutar por añadidura de habilidades indispensables como la constancia y la perseverancia.

 

5. Toman la delantera a las situaciones:

Las personas exitosas no esperan, saben tomar la delantera en cualquier situación, saben decidir rápidamente sin postergar ni alargar sus decisiones más allá de la complejidad que tenga la situación. Son hábiles e inteligentes, por lo tanto saben cuándo deben hacer caso a su instinto de superación.

 

6. Comunicación clara y directa:

La comunicación interpersonal de las personas exitosas se destaca por la claridad y el significado que aplica en cada una de sus palabras. Saben cómo expresarse de manera simple y directa para transmitir sus objetivos e intenciones a los demás, evitando todo tipo de malentendidos que retrasen el alcance de sus metas.

 

7. Responsabilidad frente a sus decisiones:

Las personas exitosas están seguras de sí mismas, saben reconocer sus errores y los afrontan como oportunidades para el aprendizaje. Aceptan equivocarse y asumen su parte en cualquier conflicto que aparezca. No bajan los brazos ni se ponen del lado de la derrota, como tampoco echan culpa a los demás ni viven sufriendo por los fracasos que puedan darse. Saben demostrar su humildad y siguen avanzando hacia sus objetivos.

 

 

Fuente: Feliz de la vida

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?