Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

Importancia de reducir el consumo de azúcar en la dieta de los niños

Publicado el: 05 de Octubre de 2016

 

Los malos hábitos de vida son las principales causas de enfermedades prevenibles en todo el mundo. Una dieta que contenga abundantes azúcares agregados contribuye a un aumento de energía pero es pobre en nutrientes y aumenta el riesgo de la obesidad en desarrollo, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, los cánceres relacionados con la obesidad y la caries dental.

 

 

Últimamente muchas son las medidas que se están tomando para regular el consumo de azúcar por parte de la población en especial, la infantil que es la que se ve más afectada. El hecho que hoy en día se lleve un ritmo de vida muy agitado, es la excusa perfecta para que los padres busquen resolver las comidas de sus hijos lo más rápido posible, lo cual se traduce generalmente en comidas poco sanas y con alto contenido de azúcar. No se trata solo de caries y obesidad, sino de las enfermedades derivadas que según la comunidad científica van a provocar la primera generación de jóvenes con una esperanza de vida menor que sus padres por los malos hábitos alimentarios.

 

 

"El problema que tenemos en España es una falta de conciencia crítica y falta de costumbre de leer e interpretar los etiquetados de los productos. Asociamos el azúcar al que se toma a cucharadas, pero no nos damos cuenta de que existe otro azúcar peligroso que está escondido y disimulado. Incluso los productos que dicen sin azúcar añadido son engañosos porque si vemos su composición comprobamos que no es verdad. Es imposible que un zumo envasado no lleve algún edulcorante. La legislación del etiquetado debería ser más restrictiva para que obligase a las compañías a declarar la cantidad de estos compuestos y su riesgo para la salud," señala la doctora María Ballesteros, miembro de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

 

 

La American Heart Association publicó en la revista Circulation el estudio Added Sugars and Cardiovascular Disease Risk in Children, la recomendación de reducir en niños el consumo de azúcares añadidos sólidos o líquidos a menos de 25 gramos al día, lo que equivaldría a 100 calorías o seis cucharitas de azúcar.

 

 

Ante la epidemia de obesidad infantil algunos países como México, Francia o Italia han puesto en marcha impuestos elevados sobre productos edulcorados para reducir su consumo. Reino Unido impondrá esta medida a las bebidas azucaradas dentro de dos años. En España el lobby azucarero es más fuerte que la presión social y el compromiso político para proteger la salud de los niños.

 

 

 

 

Fuente: Odontoespacio

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?