Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

Los implantes zigomáticos versus el injerto de hueso.

Publicado el: 02 de Agosto de 2016

 

Dr. Ferran Novell, Licenciado en Odontología. Especialista en Cirugía y Master en Implantología y Prótesis sobre Implantes.

 

¿Qué son los llamados implantes zigomáticos?

 

Son unos implantes dentales algo diferentes a los que utilizamos en la mayoría de pacientes. Tienen una longitud de entre 30 y 55 mm, cuando los implantes dentales normales raramente miden más de 15 mm. Además, estos implantes se fijan en el hueso maxilar del paciente pero su extremo superior puede llegar a situarse en el hueso malar. El hueso malar es el que se encuentra por debajo del ojo. En algunas ocasiones llegamos a utilizar guías realizadas con estos programas de análisis en tres dimensiones para tener una mayor seguridad durante la cirugía.

 

 

 

¿Cuáles son sus indicaciones?

 

Los implantes zigomáticos están indicados en casi todos los casos de falta de hueso en la zona posterior del maxilar superior ya que con 2 a 4 implantes zigomáticos y 2 implantes convencionales podemos colocar una prótesis fija a cualquier paciente.

Son una alternativa para los siguientes casos:

•    Hay poco hueso para poder colocar implantes

•    Pacientes que necesitan una cirugía de injerto óseo -como una elevación de seno maxilar o un injerto óseo en bloque-

•    Pacientes que necesitan una intervención de Lefort y múltiples injertos de cresta ilíaca y para pacientes que necesitan los dientes de inmediato y no pueden esperar de 4 a 7 meses sin ellos.

 

 

 

 

¿Qué ventajas presentan sobre el injerto de hueso?

 

La principal ventaja de los implantes zigomáticos es que se pueden utilizar de manera inmediata. El mismo día de la intervención para colocar los implantes zigomáticos se pueden utilizar para sujetar una prótesis inmediata. Esto es una ventaja muy importante ya que cualquier cirugía de injerto de hueso siempre requiere esperar de 4 a 6 meses para que nuestro organismo cree un hueso nuevo suficientemente calcificado para soportar la presión de la prótesis dental.

 

Se trata de un procedimiento que se realiza bajo anestesia local y sedación y que no necesita ingreso hospitalario. Después de la intervención se puede tener unas molestias, que duran de 2 a 4 días, pero que no impiden la actividad diaria ni obligan a solicitar la baja laboral. En algunos casos, aquellos pacientes que necesitan una cirugía con injerto de cresta ilíaca, es imprescindible una anestesia general y una noche de ingreso en la clínica. Para la recuperación son necesarias unas dos semanas de reposo relativo.

 

 

 

¿Cuánto dura un tratamiento desde su inicio hasta la colocación de la prótesis dental?

 

En la actualidad en la mayoría de los casos la duración de los tratamientos la eligen los pacientes. El paciente elige el tipo de y la duración del tratamiento y los profesionales son los que utilizamos las técnicas más adecuada y los materiales idóneos para conseguirlo. En algunos casos de pérdida extrema de hueso puede ser necesario esperar algún tiempo hasta la fijación de la prótesis dental a los implantes. La ventaja para el paciente es que durante este tiempo puede utilizar prótesis provisional, algo que no siempre es posible con los injertos de hueso.

 

 

 

¿Se requiere algún tipo de sedación?

 

No es imprescindible una sedación para que se pueda colocar este tipo de implantes. De todas maneras es conveniente realizar este tratamiento bajo sedación con anestesiólogo. Con este tipo de sedación tenemos la máxima colaboración del paciente ya que está relajado y colabora con los cirujanos en todo momento y la máxima precisión a la hora de preparar el hueso y de colocar los implantes. Además el tratamiento se acorta considerablemente con lo que las molestias postoperatorias son mucho menores.

 

 

 

 

¿Un paciente de edad avanzada presenta algún inconveniente para  realizarse el tratamiento?

 

La edad de los pacientes nunca es un impedimento para seguir tratamientos con implantes zigomáticos, no existen contraindicaciones. Es más bien al contrario ya que los pacientes de edad avanzada acostumbran a tener poco hueso y mayor dificultad para crear hueso nuevo con injertos óseos, por eso suelen ser buenos candidatos para los implantes zigomáticos. Los tratamientos con implantes zigomáticos duran poco tiempo y por eso afectan poco la vida del paciente de edad avanzada. En cualquier caso es imprescindible hacer un estudio preoperatorio completo para que el tiempo de recuperación sea el menor posible y evitar complicaciones.

 

 

 

 

 

Fuente: Vivir Mejor

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?