Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

Odontología emocional: ¿escuchamos a nuestros pacientes?

Publicado el: 23 de Mayo de 2016

 

Si preguntamos a cualquier persona por que acude a su dentista, las respuestas pueden ser muy variadas: porque es el de toda la vida, porque tiene referencias de familiares o amigos o que es el más cercano, pero existe otro factor a tener en cuenta respecto al éxito de un dentista frente a otro: la escucha. Son muchos pacientes los que aseguran que sentirse escuchado por su dentista u odontólogo es la razón por la que sigue acudiendo a su clínica, y es que la odontología emocional es un factor tan importante como la praxis médica. 

 

Tener una buena comunicación con el paciente es la base para crear confianza y fidelización. Los pacientes acuden al dentista porque tienen un problema y confían en él como experto en la materia pero crear unos lazos de unión es fundamental para que ese paciente perciba la profesionalidad de éste. Los pacientes que opinan tener una buena escucha por parte de su dentista, acuden a la clínica dental más tranquilos, con una mejor predisposición y con una buena percepción de la clínica. Recordemos que la mala fama de los dentistas a lo largo de los años, ha hecho crear una desconfianza en los pacientes, principalmente propiciada por una mala escucha.

 

Odontología emocional, ¿qué es?

 

La inteligencia emocional habla sobre reconocer nuestros sentimientos y los de los demás. Y utilizar esos conocimientos para establecer relaciones sólidas. Bien, la odontología emocional, por tanto, se basa en ese mismo concepto de inteligencia emocional. El dentista, ha de reconocer sus emociones y las del paciente y crear unos lazos de unión en base a sus conocimientos. Todo esto se traduce en que el dentista ha de escuchar las necesidades del paciente para llevar a cabo el trabajo de la mejor forma posible. Debemos ser capaces de transmitir confianza y tranquilidad a nuestros pacientes de manera que ellos puedan sentirse seguros en nuestras manos.

 

Escuchando a nuestros pacientes demostramos interés por ellos. Muchas veces erramos al no dar el trato personalizado que un paciente merece. Sistematizamos nuestra labor como dentistas y no ahondamos demasiado en el problema del paciente a tratar. Muchas de estas cosas hacen que paciente se retraiga a la hora de acudir a la clínica ya que no se siente cómodo en un ambiente tan poco familiar. Si queremos que nuestro paciente se sienta escuchado debemos:

 

  • Mirarle a los ojos cuando se le hablar.
  • Personalizar el trato.
  • Preguntarle que le ocurre y dejar que el pregunte.
  • Atenderle sin prisa, no mirar el reloj mientras nos hablar y dedicarle el tiempo que sea necesario.
  • Tener en cuenta el lenguaje no verbal. Cuando hablamos con el paciente debemos centrarnos en esa acción y en ninguna otra más.

 

De esta manera conseguiremos una mejor comunicación con nuestros pacientes y mayor confianza por su parte, por lo que acudirán a clínicas mucho más tranquilas y más predispuestas a que les aconsejemos. ¡Pon en marcha la odontología emocional!

 

 

Fuente: Unidental

ETIQUETAS:
ESPECIALIDADES:

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?