Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

Tomar demasiado alcohol en la adolescencia podría afectar la memoria

Publicado el: 12 de Mayo de 2015

 

El consumo de alcohol es un ingrediente que no falta en la adolescencia; pero según una investigación de la Universidad de Duke es un hábito que de practicarse con mucha frecuencia podría provocar peligrosos cambios en la región del cerebro que controla el aprendizaje y la memoria.

 

El alcohol suele ser el protagonista de la vida de miles de adolescentes, un hábito de moda que esconde numerosos peligrosos. Entre ellos, un estudio de la Universidad de Duke acaba de revelar que ingerir alcohol con demasiada frecuencia en esta etapa de la vida, puede provocar cambios en la región del cerebro que controla el aprendizaje y la memoria.

 

Los científicos explicaron que estas modificaciones se deben a que a esta edad el cerebro de una persona todavía se encuentra en etapa de desarrollo; por lo que de ingerir altas dosis de esta bebida se podrían ver afectadas varias funciones cognitivas, como es el caso del aprendizaje.

 

Para llegar a esta conclusión, los investigadores expusieron periódicamente a un grupo de roedores jóvenes a elevados niveles de alcohol. Pasado cierto tiempo se dejó de suministrar esta sustancia, volviendo a estudiar su condición en la etapa adulta. Instancia en la que identificaron importantes dificultades en la memoria.

 

También midieron el mecanismo celular conocido como potenciación a largo plazo (LTP), un proceso que está especialmente activo en los jóvenes dado que de éste depende que adquieran una mejor memoria en la transición de la adolescencia a la vida adulta.

 

A pesar de este descubrimiento, de momento los investigadores desconocen cómo se manifiestan estas deficiencias a nivel celular en el hipocampo

 

A diferencia de lo que esperaban observar los investigadores, que era encontrar este proceso en un nivel bajo, sucedió lo contrario. Es decir, que de producir demasiada cantidad de LTP llega un momento en que el circuito se satura, provocando que los animales dejen de aprender.

 

Junto con estos cambios en la producción de LTP, se observó un cambio estructural en las células nerviosas, dando como resultado células más inmaduras que podrían ser el justificativo de los comportamientos inmaduros. También se percibieron cambios en las regiones del cerebro que controlan la emotividad e impulsividad.

 

 

Fuente: Universia

ETIQUETAS:
ESPECIALIDADES:

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?