Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

La salud bucal comienza en la cocina

Publicado el: 20 de Enero de 2015

 

AULA DEL ACEITE

La dieta saludable previene patologías bucales que afectan al 47% de población adulta en países como EE.UU.

La enfermedad de las encías es un problema de salud bastante extendido en nuestra sociedad. La gravedad de la enfermedad periodontal es variable, desde una simple inflamación de las encías (gingivitis) hasta una afectación mucho más grave (periodontitis) que afecta al hueso y a los tejidos blandos que sostienen el diente y, en los casos más graves, provoca incluso la pérdida de piezas dentales. La sintomatología puede incluir: mal aliento; encías inflamadas, retraídas, sensibles o que sangran; dientes sensibles, que se mueven o que duelen. En cualquier caso, el tratamiento adecuado de esta patología debe estar en manos de un profesional especializado; su dentista le indicará la mejor solución. No obstante, hoy me gustaría hablar sobre alimentación y enfermedad periodontal. ¿Una alimentación saludable podría ayudar a prevenir esta patología? ¿Qué alimentos tendrían estas propiedades?

 

Los datos epidemiológicos actuales demuestran la alta prevalencia de periodontitis en la población adulta. Los últimos datos indican que en Estados Unidos hasta el 47% de los adultos padecen esta patología con distinta intensidad y que, entre el 10 y el 15% de los adultos en todo el mundo, podrían padecer formas más severas. Sobre todo, en estos últimos casos, hay que considerar que constituye la causa más común de pérdida de piezas dentales en adultos y, además, que puede repercutir en la salud del resto de nuestro organismo. Diferentes estudios asocian la periodontitis con el aumento del riesgo de padecer ciertas patologías como: diabetes, enfermedad cardiovascular, artritis reumatoide o enfermedades pulmonares.

 

La periodontitis es un proceso inflamatorio crónico provocado por la presencia de bacterias en la boca

 

¿Qué causa la periodontitis? La periodontitis es un proceso inflamatorio crónico provocado por la presencia y crecimiento en la cavidad bucal de determinadas bacterias pero, su presencia, aunque imprescindible, no es suficiente para producir periodontitis. Hoy tenemos evidencias que demuestran que nuestro propio sistema inmunitario está implicado en el proceso. Efectivamente, una respuesta inmunitaria exacerbada, que mantenga la inflamación de forma crónica y sin resolver la infección, estaría directamente implicada en la patogénesis. Por consiguiente, para disminuir la incidencia de la enfermedad periodontal, deberíamos actuar a dos niveles, en primer lugar, evitando el sobrecrecimiento de bacterias dañinas y, en segundo lugar, controlando el proceso inflamatorio.

 

Actualmente y, sobre todo en los casos más severos, los tratamientos disponibles tienen una efectividad limitada. Por este motivo, hay un creciente interés en estudiar la utilidad de determinados compuestos presentes en nuestra dieta, para controlar las enfermedades infecciosas bucales. Un estudio que acaba de publicarse en la revista científica ‘Food & Function’ describe que ciertos polifenoles presentes en una amplia variedad de alimentos de origen vegetal poseen actividad antibacteriana frente a bacterias implicadas en el desarrollo de la periodontitis, por lo que los autores sugieren que podrían ser útiles en la prevención y tratamiento de esta enfermedad. Además, indican que estos efectos podrían ser mayores cuando se consumen alimentos ricos en estos compuestos y ello podría contribuir a la prevención de enfermedades infecciosas orales como la periodontitis. Sugieren que una dieta rica en este tipo de alimentos, podría ser suficiente para alcanzar los efectos deseados.

 

He comentado que el control de la inflamación es un objetivo prioritario en la periodontitis. Pues bien, los alimentos que favorecen el estado proinflamatorio favorecerían el desarrollo de estas patologías; por el contrario, los alimentos que tienen características antiinflamatorias ayudarían a su prevención y manejo. Tomando como base estos resultados, hay que recordar que la Dieta Mediterránea es especialmente rica en alimentos de origen vegetal ricos en polifenoles. Dentro de los alimentos que componen la Dieta Mediterránea, los aceites de oliva vírgenes son un ejemplo por su abundancia en polifenoles y poseer diferentes componentes con efectos antiinflamatorios.

 

Como ve, la elección adecuada de su dieta, repercute favorablemente en su salud bucal.

 

Fuente: Ideal

ETIQUETAS:
ESPECIALIDADES:

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?