Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

El cáncer y las complicaciones en salud bucal

Publicado el: 26 de Diciembre de 2014

 

Las complicaciones de salud bucal y el tratamiento del cáncer es una adaptación del sumario escrito para profesionales de la salud, expertos en cáncer.

 

La información precisa sobre el tratamiento, exámenes de detección, la prevención y el apoyo terapéutico y los ensayos clínicos en curso están disponibles en el Instituto Nacional del Cáncer.

 

Cuando a una persona le diagnostican cáncer, sus prioridades en la vida dan un giro, como consecuencia, descuida una serie de cuidados que son esenciales, como los bucodentales.

 

Los efectos del cáncer sobre la salud dental son considerables e inevitables.

Nuestra boca es especialmente susceptible a la quimioterapia y radioterapia y nuestras defensas se vuelven más débiles.

 

Las complicaciones bucales graves derivadas del cáncer pueden obligar e incluso interrumpir el tratamiento oncológico y a comprometer la vida de la persona.

 

Si seguimos una higiene bucodental adecuada evitaremos las infecciones bucales y los factores dañinos para la mucosa bucal, reduciendo así la frecuencia y la gravedad de las lesiones bucales asociadas a la quimio y radioterapia. 

 

La cavidad oral es altamente vulnerable a los efectos secundarios de la quimio y la radioterapia por diferentes razones.

 

La quimio y radioterapia interrumpen la multiplicación rápida de células, tanto las células cancerígenas como las células normales de revestimiento de la boca, con lo cual se dificulta  la reparación del tejido oral.

 

La boca contiene cientos de bacterias distintas, algunas beneficiosas y otras dañinas.

 

¿Qué efectos secundarios producen la quimio y la radioterapia?

 

Cambios en el revestimiento de la boca.

En la producción de saliva.

Alteran el equilibrio saludable de las bacterias.

Estas modificaciones dan lugar a llagas, infecciones bucales y caries dentales.

El uso normal de boca, los dientes y mandíbula produce desgastes y hace más difícil la curación.

Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, los principales efectos del cáncer sobre la salud bucodental son;

Como consecuencia de la quimioterapia, aumenta el riesgo de infecciones y puede aparecer en un 40% de los casos, según el Instituto Nacional de Cáncer de EEUU mucositisoral ulcerativa, además de alteración o pérdida del gusto ysequedad bucal.

 

Infecciones; La presencia de microrganismos en la boca es un factor de riesgo para la aparición de infecciones (bacterias, víricas o fúngicas- candidiasis). La cavidad bucal puede ser el posible origen  de una sepsis. Si descontaminamos la boca más una buena higiene bucal, disminuye la mucositis, disminuye la bacteriemia, disminuye la infección por patógenos oportunistas y disminuye el riesgo de sepsis sistémica.
Mucositis oral ulcerativa; eritema de mucosa bucal, lengua y labios que progresa a ulceraciones cubiertas por pseudomembranas.
Se puede manifestar como una sensación de quemazón que puede llegar a ser muy dolorosa. La mucositis aumenta el riesgo de infección bucal y del resto del organismo, pudiendo afectar la calidad de vida del paciente. 
Alteración/perdida del sentido del gusto; debido al daño de  los receptores del gusto.
Sequedad bucal; daño transitorio y reversible de las glándulas salivares (se recupera a las 2-8 semanas). Tras radioterapia, la sequedad es permanente. 
La sequedad altera el mecanismo de  limpieza de la boca y aumenta el riesgo de caries y enfermedad periodontal.

 

Como consecuencia de la radioterapia, puede dañarse permanentemente el tejido de la boca, las glándulas salivares y el hueso. Las personas que se someten a esta terapia pueden desarrollar trastornos bucales como la mucositis, las caries múltiples, periodontitis o piorrea . La disminución de secreción salival y la xerostomía o síndrome de boca seca son los efectos más graves a largo plazo,- osteoradionecrosis- deterioro del hueso en zona irradiación, sobre todo en mandíbula,-trismo- dificultad en abrir la boca que conlleva una reducción de la nutrición debido a la disfunción al masticar, dificultad para hablar y compromiso de la higiene oral.

 

La quimio y la radioterapia, unidas a unas defensas bajas, hacen que los pacientes de cáncer deban extremar las precauciones en el cuidado de sus dientes y encías. Para ello deben mantener una buena higiene dental (cepillado de dientes y lengua y uso de hilo dental siempre que la encía no esté inflamada) y evitar el consumo de alcohol y tabaco.



Recomendaciones

Antes de la quimio y radioterapia.

 

Acudir al odontólogo al menos un mes antes del inicio del tratamiento para minimizar la aparición de complicaciones bucales y sistémicas. El odontólogo tratará las infecciones bucodentales presentes y aconsejará la extracción de dientes con pronóstico cuestionable y dientes impactados, así como la eliminación de prótesis y mal ajustadas y brackets de ortodoncia.

 

 Durante la quimio y radioterapia.

 

Evitar intervenciones dentales, como la reconstrucción con composite (empaste) o exodoncia, que deberán posponerse hasta el final del tratamiento oncológico. Además es importante beber líquido y mantener una correcta hidratación.

 

Una vez acabada la quimio y la radioterapia. 

 

Mantener el estado de salud de dientes y encías, y tratar los efectos secundarios bucales del cáncer a largo plazo. Se debe evitar el uso de prótesis completas o removibles hasta después de un año de finalizar el tratamiento oncológico y esperar dos años para colocar implantes si ha recibido radioterapia. No se recomienda realizar ninguna intervención odontológica agresiva hasta pasado 6 meses desde la finalización de la quimio o un año de la radioterapia. 



Pautas para el cuidado oral cotidiano durante la quimio o la radioterapia:

Cepillar los dientes y encías con un cepillo de cerdas blandas 2 a 3 veces al día, durante 2 a 3 minutos.

Enjuagar el cepillo en agua caliente cada 15-30seg para suavizar el cepillo y así reducir riesgo de trauma.

Si fuera necesario, usar un cepillo de esponja con enjuague antibacteriano.

Permitir que el cepillo se seque al aire entre los cepillados.

Escoger el dentífrico cuidadosamente, utilizando un dentrífico con sabor suave, los aromatizantes irritan la boca.

Si el dentrífico irrita la boca, cepíllese con una solución de una cucharadita de sal agregada a cuatro tazas de agua (1/4 de agua).

Utilizar un dentrífico con flúor.

Enjuagar la boca 3 o 4 veces mientras se cepilla.

Evitar enjuagues que contengan alcohol.

Puede utilizarse uno de los enjuagues que se presentan a continuación, preparados con sal o bicarbonato de soda.

1 cucharadita de sal en 4 tazas de agua.

1 cucharadita de bicarbonato de soda en una taza de agua.

1/2 cucharadita de sal y 2 cucharaditas de bicarbonato de soda en 4 tazas de agua.

Puede utilizarse un enjuague antibacteriano 2 a 4 veces por día para la enfermedad de las encías. Enjuagar durante 1 a 2 minutos.

En caso de sequedad bucal, el enjuague tal vez no sea suficiente para limpiar los dientes al cabo de una comida. Puede ser necesario el cepillado y la limpieza con hilo dental.

Limpie con hilo dental suavemente una vez al día.

Utilizar productos labiales para evitar la sequedad y el agrietamiento.

 

Tratamiento de boca seca



Labios y boqueras; no utilizas vaselina (produce sequedad). Utilizar 2% crema de ketoconazol  o 1% de clotrimazol.
Crioterapia; chupar cubitos de hielo picado en la boca durante 30 minutos, comenzando 5 minutos antes administración de quimioterapia.
Dieta con baja carga bacteriana que consiste en no tomar alimentos crudos (ensaladas, frutas y verduras), ni frescos (queso, yogur) y beber agua embotellada.



Consejos para la boca seca.

Los pacientes con sequedad bucal tienen que mantener una higiene bucal excelente, por lo menos 4 veces por día, para reducir al mínimo el riesgo de enfermedad periodontal y de caries desenfrenadas.

Beber litro y medio de agua al día.

Cepíllese con pasta fluorada y utilice hilo dental.

Enjuagarse con una solución de agua con sal y bicarbonato de sodio de 4 a 6 veces al día para limpiar y lubricar los tejidos orales.

Tomar sorbos de agua, uso saliva artificial, sialogogos farmacológicos.

Evitar los alimentos y líquidos con alto contenido de azúcar.

Las pastillas o chicles si azúcar, pueden producir alivio temporal.  

 

Control del dolor



Enjuagues bucales suaves con solución de una cucharadita de bicarbonato de soda y una de sal en (cuatro tazas de agua tibia) cada 4-5 horas.
Se le puede añadir anestésicos tópicos como la lidocaína viscosa al 2% o administrarse analgésicos sistémicos (opiáceos).



Control de la infección 



Colutorios de clorhexidina 0,12% en solución acuosa sin alcohol, una vez al día. Aplicación tópica de povidona yodada y enjuagues con nistatina cada 8 horas.

La sonrisa es una de nuestras mejores armas en la lucha contra el cáncer y uno de los mejores regalos que podemos recibir de los demás durante el tratamiento. Nos llena de fuerza y optimismo para superar esta enfermedad. Si seguimos estas recomendaciones, lograremos mantenerla en las mejores condiciones posibles.

 

Fuente: Salud Total

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?