Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

Definen las causas del miedo a la atención odontológica

Publicado el: 25 de Noviembre de 2014

 

Especialistas de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Cuyo, Argentina, elaboraron una escala para medir los niveles de temor de los pacientes al tratamiento odontológico. Las emociones más frecuentes en la consulta son de miedo, ansiedad, angustia y enojo.

 

Este temor es una de las causas que perjudican la salud bucal, por la postergación que se produce en hacer la consulta inicial y la continuidad de un tratamiento, lo que provoca que se agudicen las enfermedades bucodentales.

 

Según el informe del equipo investigador, el miedo del paciente también influye en el odontólogo: aumenta su estrés, prolonga las sesiones de consulta y aumenta la sensación de ineficacia por no resolver los temores del paciente.

Con este diagnóstico, advirtieron la necesidad de hacer una evaluación previa del estado emocional del paciente para planificar una estrategia de abordaje específica de su caso, que disminuya el temor.

 

Sonia Martí, autora del trabajo indicó que el objetivo fue identificar cuáles eran los procedimientos o actitudes que conducen a que el paciente sienta temor al dolor. Para ello, administraron tres pruebas piloto hasta lograr la creación de la escala final, que se encuentra en proceso de administración.

Según el trabajo, las emociones que se presentan con mayor frecuencia en la consulta odontológica corresponden al miedo y su vinculación con la ansiedad, la angustia y el enojo.

 

Martí explicó que la odontología es una de las especialidades médicas que más sentimientos de ansiedad o miedo general despiertan. Estas emociones provienen de experiencias negativas o por influencia del entorno.

El miedo y la ansiedad son denominadores comunes que muchos pacientes utilizan para no acudir de forma regular al dentista. Según estadísticas difundidas por los investigadores, en algunas sociedades el 30% de la población tiene algún miedo odontológico.

Trabajos científicos registran que los tratamientos de endodoncia y exodoncia son los que mayores niveles de miedo tienden a desarrollar. La mayoría de los temores están relacionados con lo que podría considerarse como mala praxis profesional y le siguen los que tienen relación con el trato humano que el profesional brinda al paciente. También existe el temor a la infección provocada por los instrumentos o que le lastimen los labios.

Martí señaló que las emociones como ansiedad, depresión, miedo, ira, afectan la vulnerabilidad de las personas a contraer enfermedades. El bienestar mental se basa, en parte, en la ilusión de invulnerabilidad y la enfermedad rompe esa ilusión. La pérdida de esa ilusión genera sensación de debilidad, impotencia y miedo.

 

El trabajo de investigación

 

Para medir los niveles de miedo, los autores diseñaron una encuesta bajo el formato de escala, que validan en pacientes adultos que asisten a los consultorios de la Facultad de Odontología.

Según observaron, existe un porcentaje de personas al que no le es indiferente la consulta al odontólogo, ya que la mayoría manifestó que su comportamiento se alteraba en forma de inquietud, susto, miedo o pánico.

En un segundo nivel de análisis, descubrieron que la experiencia negativa fue mayor en mujeres que en hombres (58% más). También, que ellas recurren más al odontólogo que ellos, lo que implica que están preocupadas por su salud bucal.

El tercer nivel de la escala indaga en la presencia del miedo y su intensidad, graduado en las categorías ‘nada’, ‘poco’, ‘bastante’ y ‘mucho’. Los pacientes que en la prueba piloto respondieron que sentían “mucho miedo” manifestaron la posibilidad de sentir dolor, de que se los trate bruscamente, de que se quiebre un diente o que se equivoque de diagnóstico.

 

En tanto, los encuestados consideraron que sentían “bastante miedo” al hecho de que no se tenga en cuenta el estado general de salud, ni los medicamentos que toma, como así también ser revisados sin guantes o que no se los cambie,que se les transmita una infección, que puedan ser lastimados, que les toquen un nervio, que se les pase la anestesia sin haber terminado el tratamiento o que les realicen intervenciones sin su consentimiento.

 

Martí indicó que un 55% de los pacientes sentía mucho o bastante miedo sugirió que siempre le gustaría ser tratado en forma comprensiva, que se tengan en cuenta las experiencias previas como: el estado físico y emocional actual, que se respeten los tiempos personales para asimilar un tratamiento, y que se le anticipe lo que puede llegar a sentir.

“El 40% de ellos recomienda que se le explique los procedimientos que el odontólogo va a realizar”, finalizó Martí.

 

Fuente: Odonto Espacio

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?