Logo Portal Odontólogos
Sección Odontólogos

Los riesgos de no ir al dentista

Publicado el: 31 de Marzo de 2014

La salud bucodental se ha convertido con la crisis en una de las grandes olvidadas en la mayoría de pacientes. Al miedo o la pereza de tener que acudir al dentista, se suma ahora un tercero en discordia. "El factor económico aleja a cada vez más familias de nuestras consultas".

 

Así pues, solucionar un problema sencillo supone un ahorro a largo plazo, al no tener que recurrir a "operaciones" más complicadas para solucionar esa afección. Ocurre como con el coche; si uno lo lleva a la revisión cuanto le toca y le cambia los neumáticos a tiempo,  va a funcionar mucho mejor. Lo ideal es la prevención para corregir cualquier indicio.

 

Las caries, en el caso de los más pequeños, y las infecciones de boca, rotura de muelas o el desajuste de prótesis, en el caso de los mayores, son algunos de los problemas más comunes derivados de esta "dejadez" en materia de salud bucodental. Para evitar este tipo de afecciones, los odontólogos  aconsejan acudir a revisiones periódicas, al menos, "una vez al año". De hecho, es preferible tener que realizar una intervención sencilla -en la que ni siquiera es necesario utilizar anestesia- a recurrir a lo complicado.

 

La principales afecciones


Infecciones


El llamado "dolor de muelas" alerta en la mayoría de los casos de una infección. Si uno tiene un agujero en una muela y se descuida, este progresa hacia el interior pudiendo afectar al nervio, que se inflama y se infecta.

 

Rotura de muelas


Este mismo problema puede derivar a su vez en una rotura, que se produce cuando esa pieza dental está muy agujereada por dentro y al quedar hueca esa zona, se quiebra al masticar.

 

Cáncer de boca


Los expertos matizan que no es esta una de las afecciones más comunes, pero sí podría ser también una de las consecuencias del descuido de la dentadura. Una prótesis que se está desajustando, al moverse constantemente puede producir roces en la encía y ese roce constante desencadenar lesiones mayores, que podrían derivar en algún caso de cáncer de boca.

 

Bruxismo


La ansiedad y el estrés explican en gran medida el origen de esta patología cada vez más común, que supone que la persona rechine o apriete los dientes de manera consciente, durante el día o inconscientemente por la noche. En consecuencia, advierte este odontólogo, se pueden producir erosiones, desgaste e incluso fractura de dientes. ¿La solución para esto? Intentar que la persona se tome la vida con más calma y ayudarse, si es necesario, de unas férulas de descarga que se colocan en la boca para romper ese círculo de apretamiento entre muela y muela.

 

Problemas digestivos


Por otra parte, el desgaste de las muelas o la falta de estas provoca que quienes lo sufren "desgasten" más los dientes, al tener que recurrir a estos para triturar los alimentos. Lo conveniente es masticar para que el alimento pase ya triturado, pero si nos faltan muelas lo que hacemos es engullirlo, de forma que este llega en unas condiciones que no son las apropiadas para que el proceso digestivo sea el fisiológico.

 

Caries


Esta es una de las afecciones más comunes en la infancia y es el pediatra, en la mayoría de ocasiones, el que se encarga de detectarla y derivar al niño al dentista. Hoy en día tenemos a los niños mucho más controlados y acostumbramos a los padres a llevarlos a revisión.


Fuente: Heraldo

 

¿Tienes alguna Pregunta/Comentario?